Seguidores

Google+ Followers

jueves, 22 de marzo de 2012

LA GUERRA...

Habíamos quedado que Matilde invadió Inglaterra por el sur y se hizo fuerte en el Castillo de Arundel. Matilde tiene el apoyo de algunos nobles (pocos), que le permite enviar correspondencia a Esteban. En una de estas correspondencias, Matilde le pide a Esteban que le deje visitar en Bristol a su hermanastro Robert de Gloucester. Este accedió, pensando que podría tener vigilados a los enemigos en un mismo lugar.


Poco imaginaba Esteban que otro de sus enemigos, se movía...

Lincolnshire, era una comarca afecta al Rey Esteban, aunque el Conde esas tierras, era afecto a la causa de Matilde. Había perdido la confianza del Esteban, luego de hacer público el apoyo a Matilde.  Su castillo se alzaba sobre la pequeña villa de Lincoln, situada a en las Midlands, entre Inglaterra y Escocia.

Las fuerzas de Esteban estaban asediando el castillo de Lincoln pero fueron atacadas por tropas leales a Matilde, comandadas por su hermanastro.  El ejército angevino estaba formado por los hombres de Robert, los del Conde de Chester (Ranulf)  y aquellos a los que Esteban había despojado de sus tierras Tropas galesas encabezadas por Madog ap Maredudd,  Señor de Powys y Cadwaladr ap Gruffydd, hermano de Owain,  príncipe de Gwynedd apoyaban los flancos del ejercito. Los galeses tomaron poca participación en la anarquía.
 
En el ejército de Esteban se encontraban Guillermo de Ypres, Simon de Senlis, Gilbert de Herford, Guillermo de Aumale, Alan de Richmond y Hugh Bigod, con escasa caballería

En cuanto los principales magnates se incorporaron a la batalla, el rey huyó. Junto a él, fueron capturados otros destacados magnates como Baldwin fitz Gilbert, Bernard de Balliol, Roger de Mowbray, Richard de Courcy, William Peverel el Joven, Gilbert de Grant, Ingelram de Say, Ilbert de Lacy y Richard fitz Urse, todos miembros de destacadas familias baronales.
Mientras las tropas escuchaban la arenga del lugarteniente de Esteban, Baldowin fitz Gilbert, el enemigo fue detectado, y los angevinos cargaron contra la caballería de los cinco condes. En el ala izquierda, Guillermo de Aumale y Guillermo Ypres cargaron contra la infantería galesa, que consiguió rechazarlos gracias al conde Ranulf. Los condes (el ejercito de Matilde), superados en número y en moral, fueron puestos en fuga, y muchos de sus hombres muertos y capturados.

Hay confusiones a veces en cuanto a si fue esta vez que es capturado Esteban por parte del Conde Ranulf. En otras referencias, se inclinan a pensar (y es la más generalizada) que hubo dos batallas: Esta primera de año indeterminado (puede ser 1140, en los primeros días del  otoño boreal), como puede ser que ocurrió en Diciembre.

Escudo de la Casa Normanda en Inglaterra

Sin embargo el 2 de febrero de 1141, se produce un enfrentamiento abierto y frontal: El Conde de Chester (Ranulf), dispuesto a recuperar su honor por la derrota sufrida, inicia un ataque sorpresivo, intentando crear confusión entre los leales a Esteban, quienes recuperándose de la sorpresa inicial, le planta cara al ejército enemigo. Sin embargo, las fuerzas comandadas por el Conde, emplazan al enemigo y aplicando una antigua táctica romana, de repliegue y ataque, derrota al ejercito de Esteban:

"Entonces podrías haber visto el terrible aspecto de la batalla, en cada rincón alrededor de la tropa del rey, fuego brillando por el choque de espadas y cascos - un terrible choque, un clamor terrible - que retumbaba en las colinas y resonaba en los muros de la ciudad. Con los caballos al galope, cargaban contra la tropa del rey, mataban a unos, herían a otros y empujándolos, los hacían prisioneros. No se les daba descanso ni tiempo para respirar, excepto en el cuadrante donde resistía el más valiente rey, y el enemigo temía la incomparable fuerza de sus golpes. El conde de Chester, al percatarse, envidiando la gloria del rey, lanzó sobre él todo el peso de sus hombres armados. Entonces fue visto el poder del rey, igual que un relámpago, matando a algunos con su inmensa hacha de batalla y golpeando a otros. Entonces se elevaron los gritos, todos contra él y él contra todo. Al final, por todos los golpes, el hacha de guerra del rey se rompió. Instantaneamente, con su mano derecha, sacando la espada, digna de un rey, luchó maravillosamente el combate, hasta que la espada se rompió. Al ver esto, William Kahamnes, un caballero muy poderoso, se lanzó contra el rey, y agarrándolo por el casco, gritó en voz alta: '¡Quietos, todos quietos! ¡He tomado al rey!'"

Es en este enfrentamiento donde Esteban cae prisionero, junto con una parte importante de sus nobles siendo traslados a Bristol (algunas referencias indican que fue en Bristol donde le apresaron).

Al estar prisionero, Matilde aprovecha para hacerse con el trono inglés aunque sea de manera temporal. Su carácter arrogante, le hizo ganarse enemigos pronto.

La reina se intereso por el bienestar de los pobres del Reino e intentó ejercer una justicia igualitaria (algo que jugo en su contra). Inicio un censo para conocer cual era la población de Inglaterra, que no se terminó por la guerra.


A pesar de haber sido recibida como Emperatriz por el pueblo de Londres, los hombres de Kent y Guillermo de Ypres se opusieron desde el principio. La ciudad se rindió a sus pies en los primeros momentos, pero su arrogancia, debida al haber triunfado en la guerra, hicieron que los mismos londinenses la despreciaran y conspiraran contra ella. Los hombres de Kent reunieron poco a poco un ejército que marchó sobre Londres en el verano de 1141. 


En septiembre, Robert de Gloucester es hecho prisioneros por los hombres de Kent (que representaban a Matilde de Boulogne, esposa de Esteban). Ypres expresamente pide a la emperatriz el cambio de Robert por Esteban, a lo cual, Matilde accede.


En este punto vuelve a haber discrepancias: Algunos opinan que Esteban escapó de su prisión en Bristol, mientras que otros refieren que le liberaron luego de que la emperatriz escapa de Londres  por el asedio el ejército.


En todo caso, Esteban, liberado o intercambiado (o escapado), se hace con prácticamente el poder en toda Inglaterra, continuando la guerra. A Matilde solo le queda Oxford y algunos reductos en Bristol y Lincoln.


La huida de Londres, de la Emperatriz, es una de las leyendas del Támesis más conocidas...y discutidas...




Pero eso vendrá después




Hasta aquí puedo contar. Las negritas corresponden a la versión de la batalla de Lincoln descrita en la novela "When Christ and his Saints slept" de Sharon Penman en una traducción libre de este servidor.


Las imágenes son de la red. La primera es del castillo de Arundel

jueves, 8 de marzo de 2012

Conopoima

Poco se conoce de Conopoima, excepto que supo grangearse la amistad y confianza de Guaicaipuro. Muchas batallas ganaron juntos y perdieron juntos...

Siempre actuó alrededor de Los Teques, donde obtuvo pronto ascendencia y popularidad tanto por la pujanza de su valor indómito como por su astucia y perspicacia en sus constantes empeños guerreros.

Según crónicas de la época, Conopoima (en algunas referencias es Conopaima, significa creciente de río en caribe), eligió para su tribu el sitio conocido como "El Peñon" de Los Teques. Guaicaipuro lo tenía en tan alta estima, que siempre pensó en él para que le sucediera en el mando de las tribus dispersas de la serranía y del valle que iba desde Los Teques hasta el nacimiento del rio Macarao.
Junto a Sorocaima, enfrenta a González de Silva en Los Carrizales, sufriendo una terrible derrota donde a Sorocaima le amputan la mano. Este revés le hace entablar una tregua con el ejercito conquistador, perdiéndose el guerrero en la noche de los tiempos...

Luego de algunos años, Guaicaipuro recibe noticias: Desde occidente, un ejercito de más de 1000 aborígenes avanza sobre la villa nueva (Caracas), comandadas por su hombre de confianza, Conopoima.

No solo a reunido tal ejercito, sino además le ha inculcado que "el hombre" y "el caballo" no son uno solo y ni que vienen enviados por el mismo demonio, como muchos Piaches decían.

Lo anterior lo demostró, al atacar una avanzadilla de españoles que viajaban a caballo. Un certero flechazo mató al hombre, dejando al caballo en galope sin rumbo fijo...El sortilegio había terminado y el hombre venido allende los mares era igual a ellos sin ninguna condición sobrenatural.

De allí que el ejercito occidental, avanzara con rapidez, para asaltar el fortín caraqueño, batiéndose con denuedo y arrojo. Ya no temían al hombre a caballo. El temor al misterio había sido superado con creces. 

Pero al iniciar el sitio a Caracas, una noticia corre veloz entre la tropa aborigen: Guaicaipuro ha muerto. Lejos de amilanar el animo de la tropa y del propio Conopoima, en dos días tomó el sitio de Las Adjuntas y asedio la pequeña villa...

El triunfo de Conopoima estaba asegurado...o casi. Un renegado "vendió" información a los españoles del fortín: Todas las noches Conopoima deja el campamento para visitar a su esposa e hijos.. Baja por el río Macarao hasta Las Adjuntas y regresa luego de 3 horas...

Una noche, dos grupos de soldados acecharon a la orilla del entonces caudaloso río...todo en silencio hasta que se oye un remo golpeando el agua

-Conopoima!!- dijo uno de ellos y discretamente siguieron la curiara hasta donde esperaba la india con sus hijos. 

Apresados todos (Conopoima y su mujer mas sus 6 hijos), fueron encendidas hogueras. Comenzaría una larga agonia...

Los tiros de arcabuses retumbaban la floresta. Uno a uno fueron cayendo los hijos del cacique, que desesperado, intentaba librarse de sus ataduras.

Al amanecer quedaban aún Conopoima y su mujer. A ella le soltaron, y lejos de huir, atacó a uno de los conquistadores quitándole la espada, hiriéndole e intentando liberar a Conopoima, pero no pudo. Una flecha de su mismo esposo, lanzada por un español, atravesó su pecho de izquierda a derecha, matándola en el acto.

Conopoima lloraba amargamente. Quería que le liberaran para él mismo acabar con los españoles. Fue liberado, pero un tiro de arcabuz fue a dar en la parte baja del abdomen...manaba sangre...mucha sangre.

Conopoima reunió las fuerzas que le quedaban y juntó los cuerpos de sus hijos (en algunos casos las referencias indican que el mayor tenía 14 años y el menor 5, otras refieren que no era 6 hijos sino más y su esposa estaba encinta en ese momento. Es muy difícil determinar con exactitud el número de hijos de Conopoima y el embarazo de su esposa). Los llevo al río y miro como la corriente se llevaba los cuerpos.

Luego tomó el de su mujer y junto a ella se hundió en el río, para no salir más a la superficie.

Con la muerte Conopoima, practicamente se cerró la resistencia india en el centro de Venezuela. El ejercito se desmembro en una lucha intestina propiciada por los propios renegados aliados o no a los conquistadores. 

El ejercito indio fue diezmada casi en su totalidad...Baruta (que ya hablaremos de él) a pesar de seguir luchando, firmo la paz con los conquistadores. Comenzaria el sistema de encomiendas...

Hasta aquí puedo contar.
Las imágenes son de la red
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...