Seguidores

Google+ Followers

jueves, 19 de abril de 2012

LA LEYENDA BLANCA


La guerra había dado un vuelco en 1141. Robert de Gloucester, hermanastro de la Reina Matilde, es apresado. Guillermo de Ypres insta a la reina a intercambiar prisioneros. Su hermanastro por Esteban...

Matilde se había hecho con el trono en la primavera de 1141 (Abril). Se hace llamar "Señora de los ingleses". Un reinado despota, que humillaba a los nobles que no apoyaban su causa, se inició en ese momento. Su arrogancia le hizo ganarse enemigos con rapidez. Eso incuyo a Guillermo de Ypres que a la llegada de Matilde a Londres (Junio de 1141), no la vió con malos ojos. Pero los desplantes de la reina y las exigencias de dinero, hicieron que Ypres, junto a los caballeros de Kent, idearan un plan para deshacerse de la reina.

La guerra continua. El bando de Matilde ya tenía escaso apoyo de su marido Godofredo V de Anjou, pero luego de que Matilde entrase en Londres, Godofredo decidió retirar el discreto apoyo de forma total. El Duque está más interesado en incorporar Normandia sus dominios, basándose en los derechos de su esposa. 

Es por esta falta de apoyo, que la reina aumenta los tributos a lo nobles que no le eran leales. A veces, todo se reduce a una cuestión de dinero.

Pero en los pocos meses de reinado, Matilde intenta realizar una justicia igualitaria, que al final redunda en su contra e inicia un censo de población. Mantiene la carta de libertades que Esteban había otorgado a los Barones, pero solo a quienes le apoyaron...Comienzan las disputas.

La arrogancia de Matilde, hace que tenga que enfrentar entre junio y agosto, 14 intentos de asedios a Londres por parte de los nobles afectos a Esteban. Uno a uno fueron enfrentados por su hermanastro Robert. Una nueva arremetida en septiembre de ese mismo año que se inicia por el sur, llega a Winchester. Empieza como las 14 anteriores a ser repelida por el ejercito de Matilde, solo que hay un cambio: Robert, su hermanatro, es hecho prisionero.


La noticia supone un duro golpe para Matilde. Su hermanastro es practicamente el comandante en jefe de su ejercito. Era muy importante para Matilde y así lo sabía Guillermo de Ypres, quien inicia rapidamente los contactos para intercambiar a Esteban por Robert.

Aunque Matilde a principio se muestra reacia, las consecutivas derrotas durante el otoño de 1141 y la caida de practicamente toda las Midlands, excepto Lincoln, le hace replantearse el intercambio de prisioneros. 

La liberación de Esteban fue tomada como un bálsamo para las tropas leales al Rey. Con impetú iniciaron una nueva campaña, para hacerse con Londres. El Rey, debía estar reinado desde Londres...

En el otoño de 1141, las nieves llegan temprano. El frío se impone en el sur de Inglaterra. Pocas veces el Támesis se ha congelado por completo...lo hizo ese otoño.

Matilde, esta practicamente incomunicada en Londres. Las tropas de Esteban asedian la ciudad por los todos las entradas excepto por el oeste, donde Matilde es fuerte. Sin embargo el frío comienza hacer estragos en ambas tropas, más en las del sur, menos acostumbradas...

-Majestad- Quien llama la atención de la reina es el conde de Bristol.-  No podemos despachar mensajeros hacia Lincoln. No sabemos cómo está nuestra gente en el norte. 
-Tampoco sabemos nada desde Gales- Es el conde de Arundel.
- Que me quieren decir con esto?- Estamos rodeados?? Matilde preguntó con un atismo de miedo en sus palabras...El silencio fue la respuesta.
-Qué opciones tenemos?. Matilde fue directa al conde de Bristol. 
-Muy pocas Majestad -comenzó lentamente el conde. En cuestión de uno o dos días estaremos rodeados por las tropas leales a Esteban...
-Tenemos que abandonar Londres. Fue el Señor de Powys el que habló. -Y debemos hacerlo con discreción a la vez que con rapidez. 


Representación del Támesis congelado en 1677

Los nobles, bajo la autorización de la reina, idearon un plan de escape. Sería de noche, con escaso cortejo para no levantar sospechas. Irían en tres grupos para despitar a las tropas de Esteban en cual iría Matilde. 

La orden de Guillermo de Ypres era atacar a todas los grupos que intentaran salir de Londres. 
Esteban quería a Matilde prisionera. 

Una noche de noviembre de 1141 salen dos cortejos por la puerta sur de la ciudad. La nevada es intensa, incluso apaga las antorchas. Esto juega en favor de los que escapan.


Un tercer cortejo sale una media hora después. Matilde va en este.


A pesar de la nevada, los primeros dos cortejos con atacados por parte de las tropas de Esteban. Intentan por todos los medios captura a Matilde. Arden las hogueras...los cuerpos...


Al conocer del ataque, el tercer cortejo apura el paso. La nevada ha acumulado nieve sobre un metro de altura, lo que dificulta el paso del cortejo. Entonces una idea: 


- Girad a la izquierda- El conde de Arundel da la orden- Hacia el Támesis. 
El cortejo entoces se dirigió al támesis. La estampa del río, poca veces congelado, impresiona a Matilde, pero no es momento de admiración. Las huestes de Esteban se encuentran a sus espaldas. 


La travesía sobre el río es más rapida, aunque menos segura. Una gran grieta, además de los soldados de Esteban persiguen al cortejo.  En el trayecto final sobre el Támesis, en Wallinford se produce una escamuza entre los soldados de Matilde y de Esteban con saldo favorable a los primeros. En Wallinford el cortejo diezmado por el frío y el enfrentamiento enfila hacía Oxford...


Mientras, Londres reinicia su vida con Esteban de nuevo como rey.

Con la huida de Matilde a Oxford, la guerra se mantiene. Matilde es fuerte en  el oeste, con algunos reductos en Lincoln, pero Esteban practicamente domina Inglaterra. A pesar del escaso dinero, Matilde se mantiene firme. En 1142 envía a Robert hablar con su marido Godofredo para que se una a la causa, pero este se niega hasta que haya conquistado Normandía. Robert  se queda para ayudarle en la empresa, hasta que recibe noticias de que Matilde esta aislada en Oxford, por lo que decide regresar a Inglaterra con su sobrino Enrique...




Hasta aquí puedo contar


Sobre la huida por el Támesis, hay muchas discrepancias. Realmente hay pocas referencias sobre el congelamiento del río. Las más creíbles datan de los siglos XVII y XVIII. Pero antes el curso del río era más lento, por la inexistencia de puentes que aligeraran el mismo, por lo que es posible que el río en la edad media si se congelara...Pero no hay datos referenciales, por lo que puede ser que el rio se congelara habitualmente en el invierno (aunque la huida ocurre en otoño) y no fuese "anormal"...Queda pendiente ese punto.

Si bien he usado la referencia que indica que Matilde huyó sobre el Támesis, lo más probalbe es que siguiera su rivera norte. A pesar de ser un cortejo "ligero" el peso del carruaje hubiese roto el hielo del río y hundido...Pero siguen siendo especulaciones


Las negritas corresponden a la traducción libre de este servidor sobre la huida de Matilde que aparece en la novela  "When Christ and his Saints Slept"de Sharon Penman


Las imágenes son de la red





jueves, 5 de abril de 2012

URIMARE. LA AMAZONA CARIBE


Entre las razas aborígenes que poblaron el territorio venezolano, la familia caribe presenta las más firmes características tanto físicas, como morales e intelectuales. Es la raza caribe la más vigorosa y la más decidida de todas la "agrupaciones étnicas que forjara el ambiente de la selva americana.

El indio caribe resulta, más fuerte que todos sus émulos de razas parecidas. Era alto, enjuto y bien propocionado. En ellas destacaba lo estecho del rostro y la nariz muy bien hecha, recta y pronunciada. La boca pequeña y los labios delgados, el color cobrizo, casi rojo y el cabello negro, opulento y fino.

A esta "familia" pertenecía Urimare, hija del cacique Amaipuro, prestigioso jefe de la costa oriental de Venezuela.

Según refiere en sus memorias, Walter Raleigh describía a Urimare como de bella facciones y estilizada silueta, al punto de conmoverle hondamente la hermosura de la doncella.

Raleigh había organizado una expedición al Orinoco, en busca de la entelequía más consistente de la conquista: El Dorado. Pero antes de entrar en el río, las huestes corsaria de Raleigh llevaron desolación, saqueos e incendios en la costa oriental de Venezuela. Urimare fue parte del botín juntas con otras indias  de aquella infame empresa y fue traslada al bergantín filibustero que se encontraba anclado a pocas millas de la tierra firme. 

Su cautiverio duró poco. Esa misma noche, mientras se repartía el botín humano, Urimare, escapó de su carcelero y se lanzó al mar.

La historia aquí toma dos direcciones: En algunos escritos refieren que fue rescatada por Guaicamacuto, algo bastante ilógico puesto que el cacique estaba muy lejos de la entonces Ciudad de Nueva Andalucia (Actual Cumaná) y en otros que fueron los mismo compañeros de tribu quienes la rescataron.  Las referencias románticas apuntan a que Urimare nadó hasta la orilla (no se especifíca cuanto, pero los buques de gran calado al menos debían estar unos 5 o 6 kilometos de la orilla en la entonces Nueva Andalucia)


Lo cierto del caso es que Urimare fue acogida por la encomienda de "Labradores de Castilla" que fundó el Padre  Las Casas. La laboriosidad de la india la hizo distinguir rapidamente. Nadie la aventajó en la distribución de semilla ni en los tejidos realizados. Aprendió el castellano e hizo del cristianismo su verdadera y única vocación. Hizo de la caridad un culto verdadero. Pero un renegado extremeño (conquistador) quiso hacerla suya por la fuerza, defendiendo su honor con la muerte del blanco, desapareciendo entonces de Nueva Andalucia.

Aquí la historia (o la leyenda) vuelve a dividirse: Para unos es una incursión de Guaicamacuto que hace al oriente de Venezuela la que se lleva prisionera a Urimare. Para otros es Urimare la que luego de matar al conquistador, escapa hacía el litoral central venezolano, evitando su sentencia de muerte.

Es allí en la villa nueva (Caracas), en su puerto (La Guaira o La Guayra como escribían los colonos) donde se vuelve a saber de la doncella. Diego de Osorio, el comandante del fortin de La Guaira, lo abandona, dejando a merced de los corsarios holandeses el fortin y la pequeña villa. Urimare recordó la incursión inglesa en su natal Cumaná, donde había muerto su padre Amaipuro, por lo que formó parte de la legión que Guaicamacuto, envió contra los intrusos. 

Urimare defendió la Iglesia de la Trinidad, sus ornamentos religiosos, que fueron devueltos al padre Franco, luego de expulsar a los holandeses, a los que según algunos cronistas de la época (El Padre Luís Franco, por entonces párroco de la mencionada Iglesia) Urimare persigió hasta sus bergantines...

Y luego...Volvió a desaparecer...Ya nadie supo más de la hermosa doncella color cobrizo y nariz bien formada...Algunos dicen que se volvió sirena...Otros dicen que fue solo una leyenda propia de los conquistadores que perseguían el Dorado...


Hasta aquí puedo contar...

Las imagenes son de la red    Son reproducciones del pintor venezolano Tito Salas
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...