Seguidores

Google+ Followers

jueves, 18 de abril de 2013

Ricardo Rey de Inglaterra (II)


Richard había partido a la III Cruzada. Ocupó Sicilia y luego enfiló a Chipre...

En mayo de 1191, Richard llega a Chipre, al puerto de Lémesos, ocupando la ciudad. El dictador de la isla Isaac Comneno no pudo defender a la ciudad, por lo que se refugió en Colossi. Richard quisó negociar, pero Comneno se negó, por lo que Richard decidió atacar. El ejercito de Comneno luchó valientemente, pero el ejercito inglés estaba mejor equipado, que además contó con el apoyo de Guido de Lussignan, entonces, Rey de Jerusalén.

Richard ganó para la cruzada una base de apoyo que no quedaba amenazada por los Turcos, como si lo estaba Tiro. Chipre fue gobernada por Ricardo Camville en representación del Rey. Está decisión, le traería a Richard dolores de cabeza.

Richard llega a Acre en junio de 1191. Estaba enfermo de escorbuto para entonces. Entró en la ciudad con el apoyo de Guido, Rey de Jerusalén, que entonces intentaba retener la corona para si, frente a Conrado de Montferrato, quien era su concuñado y que había salvado el reino de Jerusalen de caer en manos musulmanas con la defensa de Tiro en 1187. Conrado era apoyado por el rey francés (Felipe) quien era su primo en segundo grado y por su otro primo Leopoldo V de Austria, que representaba al Sacro Imperio en la cruzada.

Algunas referencias indican que Richard no batalló propiamente en la toma de Acre, sin embargo, la mayoría de los biógrafos coinciden en que a pesar de estar severamente enfermo (escorbuto es lo que se piensa tenía el Rey por los síntomas), si luchó y afanosamente. Según era llevado en camilla, al tiempo que mataba enemigos con una ballesta. Es posible que Richard pelease enfermo, pero no propiamente acostado en una camilla.

Lo cierto del caso es que la enfermedad del rey, no le permitió concluir las negociaciones de rendición con Saladino, siendo Conrado de Montferrato el elegido para concluirlas. Al tiempo de finalizar las negociaciones, se izarón los pendones de los reyes en la ciudad. Debido a la discrepancias en cuanto a la destitución de Comneno en Chipre, Richard decidió que el pendón de Leopoldo V fuese izado al lado de los estandarte inglés y francés, lo cual fue tomado como una afrenta por parte de Leopoldo, que no solo era vasallo del Sacro Imperio, sino además era el representante de más alto rango de las fuerzas imperiales, exigiendo que su pedón fuese izado al lado de los de Richard y Felipe. Los hombres de Richard, derribaron el pendón imperial y lejos de llevarlo a lado de los otros, lo lanzarón al foso de la ciudad. Este acción hizó que Leopoldo dejara inmediatamente la Cruzada.

Pero el asunto de Chipre no terminaría allí. Felipe Augusto, Rey de francia, quería para su reino la mitad de la isla. Aducía que sus tropas habían ayudado en la invasión y que por legítimo derecho, al estar emparentado con Comneno, le correspondía. Al tiempo también exigía la mitad del reino de Jerusalen. Las negociociaciones se estacaban día a día. Richard dilataba con cualquier excusa las conversaciones. Felipe al enterarse de la muerte del Conde de Flandes, que abría el problema de la sucesión flamenca, se retiró de la Cruzada.

Richard de repente, se encontró sin aliados. Aún así siguió adelante en la Cruzada. Hizo prisionero a cerca de 3000 musulmanes a fin de que Saladino cumpliera los términos de la rendición en Acre. Se desplazó al sur de la ciudad y derrotó a Saladino en Arsuf y se fortificaron también en la vecina Ascalón (contruyerón un muro). Intento negociar con Saladino, pero infructuosamente.

Además Richard tenía otro frente: Jerusalen. Guido era rey de Jerusalem por su matrimonio con Sibila de Jerusalen, pero al morir ella y sus hijas, no tuvo más remedio que dejar el trono en favor de Conrado de Montferrato, quien entonces era el esposo de la hermana de Sibila, Isabel. Debido a esto, se realizó una elección entre los Barones de Jerusalen, para decidir el trono. Eligieron a Conrado, para consternación de  Richard. En recompesa, Richard cede el señorío de Chipre a su aliado Guido (casi todos dicen que realmente Guido compró Chipre a Richard). Pero, Conrado no sería coronado rey. 8 días después de la elección de los Barones, Conrado es asesinado cuando regresaba a su casa.  Fueron dos atacantes. Sus guardaespaldas matarón a uno y apresaron el otro, al cual torturarón para que revelara el nombre del autor intelectual del asesinato.

Las bibliografías no se ponen de aucerdo en este punto: Algunas indican que el preso, antes de morir torturado, culpó a Richard de la muerte de Conrado. Otras refieren que nunca dijo nada y una tercera corriente opinan que fue Saladino quien ordenó el asesinato.


La corriente que indica que fue Saladino, se cae, debido a que para el momento del asesinato, Conrado y Saladino se encontraban en negociaciones sobre la extensión del reino de Jerusalen. Es posible que el preso nada dijera...Aunque el que se presentó para consolar y convertirla en su esposa a la reina Isabel de Jerusalen fue Enrique II de Champaña...Sobrino de Richard...

Richard se dió cuenta que sus posiciones y la de Saladino se mantenían en el tiempo y que era muy probable que durara años de esa forma, por que decidió negociar con él el fin del conflicto. En septiembre de 1192, llegan a un acuerdo final por el cual, Richard obtiene una tregua de 3 años, el libre acceso de cristianos a Jerusalen  y la destrucción de las murallas de Ascalón. Emprende el regreso a Inglaterra, con una noticia: Felipe de Francia y su hermano Juan intentan despojarle del trono...


Hasta aquí puedo contar.

Las imágenes son de la red

jueves, 4 de abril de 2013

Terepaima


Los Piaches llenaban con amuletos a los caciques para que enfrentaran a los conquistadores.  Famoso fue el que llevara Yoraco, un collar de cuentas azules, que le hacía inmune a las heridas del arcabúz de los españoles a la vez que  evitaba la perdida de sangre.

Pero los amuletos no funcionaban...Uno a uno de los Caciques iban cayendo en la guerra contra el "hombre blanco"...Y los piaches y brujos aborígenes comenzaron a perder influencia sobre la conciencia de los indios.

Esta perdida de influencia es lo que hizo que pudiese destacarse Terepaima, quien había sido relegado a planos inferiores por intrigas y malas voluntades por los hechiceros aborígenes. Terepaima siempre fue crítico con los piaches. No creía en ellos y mucho menos en sus conjuros y exorcismos. Propugnó con insistencia en que los piaches abandonaran los campamentos guerreros.

Cuando Terepaima toma el mando, comienza a demostrar sus grandes y efectivas actitudes: Valor, método, sentido de organización y sobretodo, condiciones de estratega...Sabía distribuir convenientemente sus fuerzas. Conocía el secreto de la lucha en pequeñas guerrillas...Conocía la posición de cada uno de sus subalternos en la guerra...

El Cacique de la tribu de los Arbacos, toma la jefatura de la defensa del territorio que va desde Los Teques  (Sur oeste de Caracas) hasta los mismos dominios de  Guaicamacuto (La Guaira, en la costa al norte de Caracas). Cubre con seguridad el territorio defendido palmo a palmo. Para enfrentrar a los esañoles, Terepaima cuenta con la ayuda de los Taramainas y Charagotes.

Cuenta la historia que hubó una reunión entre Francisco Fajardo (el mestizo conquistador), Narváez, conquistador del occidente venezolano y Juan Rodriguez Suárez, temible aventurero español. La intención era clara: Combinar un plan de nuevas conquistas territoriales hacía otras regiones de Venezuela. Estas nuevas regiones incluida la defendida por Terepaima.

A Rodriguez Suárez, por comodidad, le había sido asignado el territorio de Terepaima. Pero el Cacique había sido más inteligente: Le había enviado en forma de "indio renegado" un espía que enviaba información de como actuaría el conquistador. Reforzó puntos estratégicos, por lo que Rodriguez Suárez, no pudo realizar su habitual acción envolvente.

Lo que comenzaría como "una conquista más" en palabras de Rodriguez Suárez, no se pudo comenzar. Terepaima asaltó al amanecer el campamento español. En medio de la sorpresa, los conquistadores inician la batalla, los tiros de arcabúz resuenan...Las flechas indias vuelan. Muchos muertos en ambos bandos, la tierra se tiñe de rojo y el olor marea el ambiente.

El equilibrio de ambos ejercitos se demostraba por el escaso avance de cualquiera de ellos. Hasta que Terepaima organizó un complejo ataque: Arqueros desde la montaña, apoyarían la entrada de los "indios Terrestres" al campamento. Al mismo tiempo   atacarían el campamento que custodiaba el pequeño arroyo que surtía de agua a los españoles.

El ataque significó infindades de indios muertos. Terepaima se apoderó del arroyo al tiempo que entró en el campamento principal...Caminaba entre los muertos de ambos bandos, cuando se topó con una capa roja, que parecía envolver un cuerpo...Rodriguez Suárez había sido abatido en la contienda...Había muerto el aventurero más terrible y cruel que pudo llegar a Caracas: "El hombre de la capa roja" como llamaban a Rodriguez Suárez.

Narvaéz en Barquisimeto (en el occidente Venezolano), escuchaba a los sobrevivientes de la batalla: De 3500 soldados, solo quedaron 4...

Las referencias históricas si bien concuendan en que Rodriguez Suárez murió en aquel enfrentamieto, no se ponen de acuerdo sobre la cantidad de soldados que estaba bajo el mando del coquistador. En algunos casos indican que fueron 20000 soldados los que batallaron, algo que sería inaudito en la época (siglo XVI), puesto que la conquista desembarcó en Venezuela, cerca de esa cifra. Si la reunión había delimitado las áreas de influencias de los conquistadores en cuestión, Fajardo y Narvaéz no podían quedarse con menos tropas. Tampoco ellos eran los únicos conquistadores, por lo que las tropas en el mejor de los casos podía estar dividida a partes iguales para todos. Un buen número podía haber sido 1500 o 2000 soldados. La cifra que tomé (3500 soldados), ha sido la más baja encontrada.

También se puede exagerar las cifras del total de indios. Algunas multiplican por 10  en número al máximo de soldados españoles (es decir 30000 indios). En los mejores momentos de la guerra de la conquista, habría cerca de 50000 indios luchando contra los españoles en toda Venezuela, pero no se concentrarían en el centro del país, porque si bien no se han traído por aquí, hay Cacique importantes fuera del área de Caracas, que manejaban buena cantidad de personal subalterno. Pieso que en el caso los indios que lucharon con Terepaima fueron más o menos el mismo número que el de los conquistadores (y quizás menos, solo que conocían mejor el terreno).

Elucubraciones que no descarta ninguna de las otras teorías.


Hasta aquí puedo contar.

Las imágenes son de la red
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...