Seguidores

Google+ Followers

jueves, 20 de febrero de 2014

Guarauguta

Guarauguta es un ejemplo de decisión y perseverancia. Disciplinado, astuto, habilidoso...Había hecho un verdadero culto de la causa de la defensa. Su fe en la victoria era constante, sincera y definida. Siempre pensó que con disciplina, valor y conciencia de mando era fácil obtener un triunfo total sobre las armas de los conquistadores. Era calificado como el “personero” del gesto viril y decidido frente al invasor ambicioso y despiadado. Su nombre era conocido en la amplitud de la costa, en los bosques abruptos, en las cumbres de la serranía o en el poblado indígena más lejano. Y no solo conocido, sino respetado. A su sola mención se movían voluntades y adictos. Se tenía confianza en su pericia y empuje. Su entusiasmo increíble y su conducta prudente. El nombre de Guarauguta llegaba como leyenda incluso a las lejanas tierras Incas.

Guarauguta defendía las encrucijadas de Catia (actual noroeste de Caracas), entonces un sitio de importancia estratégica, tanto para indios, como para conquistadores. Una tierra que defendía desde hacía muchos años, incluso antes de que Francisco Fajardo pasara por estos parajes camino a El Collado. Siempre guerrero, realizaba viajes por su extenso dominio, incitando a los demás jefes a permanecer alertas y decididos en sus empeños marciales.

El momento histórico: Fajardo había pasado en dirección poniente los territorios de Guarauguta, para enfrentar al Tirano Aguirre, que iba camino de Barquisimeto (280 kms al oeste de Caracas). Desde España, llegaban por Catia Diego García de Paredes y el General Gutiérrez de la Peña, prestigiosos entonces por haber sometidos a los Cuicas, tribu del oeste venezolano, no con poca batalla, rumbo a Borburata, no solo para enfrentar a Aguirre, sino para acabar con  la resistencia india del centro de Venezuela.

Guarauguta seleccionó tropas, organizó “contactos” e hizo acopio de flechas, macanas, y otros elementos de guerra. En poco tiempo contaba con un ejercito numeroso y acondicionado.

Desde la Península, García de Paredes aportaba armas de calidad y un contingente de infantes, más de 200 hombres le acompañan. La noticia de la muerte de Aguirre, le hace cambiar de planes...Se queda más tiempo en Catia. Le subyuga la idea de acabar con la resistencia india de la zona.



Guarauguta observa. El conocimiento del área le hace tener ventaja. Atacó por varios puntos a los españoles, concentrando sus refuerzos en los flancos. En un principio, García pensó que solo con resistir la acometida, bastaría, pero las horas pasaban y el empuje del ejercito indio no remitía. Cargaba de frente, en un intento de envolver a los hispanos por la retaguardia. La situación se mantuvo sin cambios durante las horas. Entrada la noche, al ver que no se alteraba el rumbo de la batalla, Guarauguta decide atacar con 20 hombres el campamento donde se encontraban los jefes y enfrentarse con ellos.

La pelea es cuerpo a cuerpo, al ingresar en el campamento. Se vio cara a cara con García de Paredes. Lucharon como si de un torneo se tratara...La pelea se decantó por el cacique, que mató a García de Paredes, el mismo que había destruido a los Cuicas de Trujillo (Venezuela)...Los españoles huyeron, derrotados...

No hay otras noticias sobre Guarauguta salvo esta crónica escrita por un misionero que acompañaba la expedición de García de Paredes. Algunas referencias indican que era Catía (el cacique) y Guarauguta eran el mismo. Es poco probable que el cacique enfrentara a Diego de Paredes, porque no pudo desembarcar en Catia por unas fiebres de origen disentérico. Lo más probable es que se haya enfrentado al segundo al mando.

De todas formas, estas historias, siempre se pierden en la noche de los tiempos.

Hasta aquí puedo contar

Las imágenes son de la red.

jueves, 6 de febrero de 2014

El Mariscal (I)

En una habitación de la Torre de Londres, en agosto de 1189, dos personas que están a punto de casarse, se ven por primera vez. Este momento tendrá gran efecto sobre la historia inglesa. La contrayente era Isabel de Clare, única heredera de Richard Strongbow de Clare, conde de Pembroke y nieta materna de Dermot MacMurrough, rey de Leinster. El contrayente era William Marshall, segundo hijo de John Marshall y sobrino del conde de Salisbury. No hay cuentas sobre este encuentro, pero definitivamente fue un gran paso en la realización de uno de los más grandes caballeros del Medioevo inglés. 

La vida de William Marshall (en algunas referencias se escribe Marshal) se documentó en un registro que su hijo William encargó. Esta obra, escrita en francés “L' Historie de Guillaume le Marechal”, de cuyo autor solo se sabe su nombre: Jean, que según los historiadores, fue testigo de muchos de los acontecimientos en la vida del Mariscal. Siguiendo la línea de investigación, William tenía un escudero llamado John de Early (John= Jean en francés).

Los hechos contados en el  libro, una narrativa desde el punto de vista de la caballería secular y no la religiosa, se pueden verificar en la mayoría de los casos en los registros oficiales y crónicas de la época.

William nace hacía 1146. Su padre John Marshall, apoyó a Matilde durante la anarquía inglesa, pero previamente estuvo a favor de Esteban.

Durante la guerra, Esteban hace prisionero al joven William, en 1152. Ese mismo año, sitia el castillo de Newbury, defendido por John. Esteban pretendía devolver al niño a cambio de la rendición del castillo, amenazando con ahorcar al niño si no se rendía. John replicó. “aún tengo el martillo y el yunque con que forjar más y mejores hijos”. En el momento en que se disponía la horca, llegaron refuerzos que rescatarían al niño y salvaron el castillo.

Como hijo menor de un noble menor, William no tenía tierras ni fortuna que heredar, así que había que buscarse la vida. Su padre le envía con su primo Guillermo de Tancarville a Normandía donde inicia su preparación como caballero, ordenado como tal en 1166 durante la campaña de la Alta Normandía que había sido invadida desde Flandes. Su primo Guillermo le lleva a un torneo en 1167, donde encuentra su verdadera vocación de caballero. William se percató de que podía ganarse la vida participando en torneos, además de prestigio.

Luego de servir en la casa de Tancarville, William pasa a la casa de su tío materno Patrick, conde de Salisbury. Una emboscada tendida al conde, termina con la muerte del conde y William capturado. Se desconoce quién produce la emboscada y porqué. Algunos indican que fue Guy de Lusignan, futuro rey de Jerusalem, pero las referencias no son creíbles.

Encarcelado durante unos dos meses, es liberado por orden de Leonor de Aquitania, que aparentemente estaba impresionada por los relatos de valentía del caballero. Esta admiración de Leonor por William es lo produce que William entre al servicio del Henry el joven, el hijo mayor de Henry II y Leonor.

En 1170, William es elegido maestro de armas (Man of arms), el mismo año en que Henry  es coronado co-rey (en asociación a su padre). William fue un mentor e ídolo para Henry el joven. Le trasmitió su pasión por los torneos y fue el compañero y director del príncipe. Apoyó al joven rey en la rebelión contra su padre. William le ordenó caballero entonces.

Luego de la reconciliación de Henry con su padre, William fue el director de los torneos del joven rey. Es durante esta época cuando William establece relaciones con hombres poderosos e influyentes. Su reputación era reconocida en toda Europa. La misión de William era diseñar tácticas y aconsejar al co-rey para que no fuese capturado. Cuando se organizó el torneo francés, como parte de la coronación de Felipe Augusto de Francia, William se presentó con su propia compañía de caballeros. Ya entonces tenía rivales no solo en el campo, sino en palacio...



Debido a su prestigio, intrigaron en la corte, al denunciar que el Mariscal (como se le empezaba a conocer en Europa), estaba más interesado en acudir a torneos que en proteger a su señor y de mostrar poco respeto al rey, Esto hizo que William abandonara la corte en 1182 y se uniese al equipo de torneos de Felipe de Flandes. Pero este alejamiento duro poco. En 1183 es llamado de nuevo por Henry el joven tras la segunda rebelión de este frente a su padre.

El Mariscal, estaba al lado del joven Henry cuando muere de disentería en Limoges en junio de 1183. William cumplió el voto de cruzado de su amo y llevó su manto a Jerusalén con el permiso de Henry II


Hasta aquí puedo contar.

Las imágenes son de la red
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...