Seguidores

Google+ Followers

jueves, 22 de marzo de 2012

LA GUERRA...

Habíamos quedado que Matilde invadió Inglaterra por el sur y se hizo fuerte en el Castillo de Arundel. Matilde tiene el apoyo de algunos nobles (pocos), que le permite enviar correspondencia a Esteban. En una de estas correspondencias, Matilde le pide a Esteban que le deje visitar en Bristol a su hermanastro Robert de Gloucester. Este accedió, pensando que podría tener vigilados a los enemigos en un mismo lugar.


Poco imaginaba Esteban que otro de sus enemigos, se movía...

Lincolnshire, era una comarca afecta al Rey Esteban, aunque el Conde esas tierras, era afecto a la causa de Matilde. Había perdido la confianza del Esteban, luego de hacer público el apoyo a Matilde.  Su castillo se alzaba sobre la pequeña villa de Lincoln, situada a en las Midlands, entre Inglaterra y Escocia.

Las fuerzas de Esteban estaban asediando el castillo de Lincoln pero fueron atacadas por tropas leales a Matilde, comandadas por su hermanastro.  El ejército angevino estaba formado por los hombres de Robert, los del Conde de Chester (Ranulf)  y aquellos a los que Esteban había despojado de sus tierras Tropas galesas encabezadas por Madog ap Maredudd,  Señor de Powys y Cadwaladr ap Gruffydd, hermano de Owain,  príncipe de Gwynedd apoyaban los flancos del ejercito. Los galeses tomaron poca participación en la anarquía.
 
En el ejército de Esteban se encontraban Guillermo de Ypres, Simon de Senlis, Gilbert de Herford, Guillermo de Aumale, Alan de Richmond y Hugh Bigod, con escasa caballería

En cuanto los principales magnates se incorporaron a la batalla, el rey huyó. Junto a él, fueron capturados otros destacados magnates como Baldwin fitz Gilbert, Bernard de Balliol, Roger de Mowbray, Richard de Courcy, William Peverel el Joven, Gilbert de Grant, Ingelram de Say, Ilbert de Lacy y Richard fitz Urse, todos miembros de destacadas familias baronales.
Mientras las tropas escuchaban la arenga del lugarteniente de Esteban, Baldowin fitz Gilbert, el enemigo fue detectado, y los angevinos cargaron contra la caballería de los cinco condes. En el ala izquierda, Guillermo de Aumale y Guillermo Ypres cargaron contra la infantería galesa, que consiguió rechazarlos gracias al conde Ranulf. Los condes (el ejercito de Matilde), superados en número y en moral, fueron puestos en fuga, y muchos de sus hombres muertos y capturados.

Hay confusiones a veces en cuanto a si fue esta vez que es capturado Esteban por parte del Conde Ranulf. En otras referencias, se inclinan a pensar (y es la más generalizada) que hubo dos batallas: Esta primera de año indeterminado (puede ser 1140, en los primeros días del  otoño boreal), como puede ser que ocurrió en Diciembre.

Escudo de la Casa Normanda en Inglaterra

Sin embargo el 2 de febrero de 1141, se produce un enfrentamiento abierto y frontal: El Conde de Chester (Ranulf), dispuesto a recuperar su honor por la derrota sufrida, inicia un ataque sorpresivo, intentando crear confusión entre los leales a Esteban, quienes recuperándose de la sorpresa inicial, le planta cara al ejército enemigo. Sin embargo, las fuerzas comandadas por el Conde, emplazan al enemigo y aplicando una antigua táctica romana, de repliegue y ataque, derrota al ejercito de Esteban:

"Entonces podrías haber visto el terrible aspecto de la batalla, en cada rincón alrededor de la tropa del rey, fuego brillando por el choque de espadas y cascos - un terrible choque, un clamor terrible - que retumbaba en las colinas y resonaba en los muros de la ciudad. Con los caballos al galope, cargaban contra la tropa del rey, mataban a unos, herían a otros y empujándolos, los hacían prisioneros. No se les daba descanso ni tiempo para respirar, excepto en el cuadrante donde resistía el más valiente rey, y el enemigo temía la incomparable fuerza de sus golpes. El conde de Chester, al percatarse, envidiando la gloria del rey, lanzó sobre él todo el peso de sus hombres armados. Entonces fue visto el poder del rey, igual que un relámpago, matando a algunos con su inmensa hacha de batalla y golpeando a otros. Entonces se elevaron los gritos, todos contra él y él contra todo. Al final, por todos los golpes, el hacha de guerra del rey se rompió. Instantaneamente, con su mano derecha, sacando la espada, digna de un rey, luchó maravillosamente el combate, hasta que la espada se rompió. Al ver esto, William Kahamnes, un caballero muy poderoso, se lanzó contra el rey, y agarrándolo por el casco, gritó en voz alta: '¡Quietos, todos quietos! ¡He tomado al rey!'"

Es en este enfrentamiento donde Esteban cae prisionero, junto con una parte importante de sus nobles siendo traslados a Bristol (algunas referencias indican que fue en Bristol donde le apresaron).

Al estar prisionero, Matilde aprovecha para hacerse con el trono inglés aunque sea de manera temporal. Su carácter arrogante, le hizo ganarse enemigos pronto.

La reina se intereso por el bienestar de los pobres del Reino e intentó ejercer una justicia igualitaria (algo que jugo en su contra). Inicio un censo para conocer cual era la población de Inglaterra, que no se terminó por la guerra.


A pesar de haber sido recibida como Emperatriz por el pueblo de Londres, los hombres de Kent y Guillermo de Ypres se opusieron desde el principio. La ciudad se rindió a sus pies en los primeros momentos, pero su arrogancia, debida al haber triunfado en la guerra, hicieron que los mismos londinenses la despreciaran y conspiraran contra ella. Los hombres de Kent reunieron poco a poco un ejército que marchó sobre Londres en el verano de 1141. 


En septiembre, Robert de Gloucester es hecho prisioneros por los hombres de Kent (que representaban a Matilde de Boulogne, esposa de Esteban). Ypres expresamente pide a la emperatriz el cambio de Robert por Esteban, a lo cual, Matilde accede.


En este punto vuelve a haber discrepancias: Algunos opinan que Esteban escapó de su prisión en Bristol, mientras que otros refieren que le liberaron luego de que la emperatriz escapa de Londres  por el asedio el ejército.


En todo caso, Esteban, liberado o intercambiado (o escapado), se hace con prácticamente el poder en toda Inglaterra, continuando la guerra. A Matilde solo le queda Oxford y algunos reductos en Bristol y Lincoln.


La huida de Londres, de la Emperatriz, es una de las leyendas del Támesis más conocidas...y discutidas...




Pero eso vendrá después




Hasta aquí puedo contar. Las negritas corresponden a la versión de la batalla de Lincoln descrita en la novela "When Christ and his Saints slept" de Sharon Penman en una traducción libre de este servidor.


Las imágenes son de la red. La primera es del castillo de Arundel

5 comentarios:

Diana de Méridor dijo...

No favoreció a Matilde su carácter, no. Yo creo que fue su principal enemiga. Menos mal que contó con la ayuda de su hermanastro, que la sacó de más de un buen apuro.

Feliz día, monsieur

Bisous

Mari-Pi-R dijo...

Cosas de las guerras, el poder va pasando de mano en mano y así es la historia.
Un feliz día

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

No sabría decir, marqués, en qué lado del Atlántico me lo paso mejor. Hoy en el nuestro me lo he pasado muy bien, esperando lo que vendrá después. Un abrazo Manuel.

Manuel dijo...

Hola Gente:

Gracias por sus comentarios.
La Inglaterra de la Edad media estuvo prácticamente en guerra todo el tiempo

Saludos a Tod@s

Katy dijo...

Muy buen post y completita reseña.
El caso es que se nos llena la boca de paz y no sabemos hacer otra cosa que guerrear.
Bss y buena semana

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...