Seguidores

Google+ Followers

jueves, 3 de octubre de 2013

Tamanaco

Tamanaco actuó siempre en los alrededores de Caracas. Era comprensible tal preferencia: Su condición de caudillo de los Mariches le obligaba a defender ante todo el territorio próximos a sus extensos dominios. Además el cuartel general establecido por los conquistadores en la que será la capital de Venezuela, resultaba un aliciente muy apetecible. De allí que lo mejor de los esfuerzos de los grupos de tribus esparcidas en los valles y montañas adyacentes a la nueva villa convergieran constantemente en un común anhelo: La destrucción de tan firme baluarte de los conquistadores. Pero en esa conquista, los mejores y briosos caciques habían fracasado de modo lamentable. Conopoima y Yoraco lograron acercarse al perímetro de la ciudad, pero nunca pudieron trasponer las defensas hispánicas.

Fuertes contingentes llegados de la península y de las antillas menores, dificultaban más la fortuna de cualquier nueva intentona. Aún así, Tamanaco no perdía la esperanza de realizar la proeza de la ocupación de la Villa. Juzgaba, quizás equivocado, que con un contingente de fuerzas bien organizadas y convenientemente dirigidas, podría intentarse con probabilidades de éxito el control de Caracas. Puso empeño y fe en adiestrar los compactos grupos de las tribus más optimistas. Le acompañaron los Arbacos, Los Teques y su ejercito Mariche.

Tamanaco puso cuidado en la compactación de sus unidades guerreras. La vanguardia para los Mariches, que conocían el terreno, los demás se distribuirían en amplias alas con un punto de encuentro prefijado. El contingente era numeroso.

En cuanto a los Encomenderos (conquistadores), que tenían noticias del plan de Tamanaco se aprestaba igualmente para la lucha y la defensa. Gardias y retenes permanentes no descasaban en la vigilancia...La voz de alarma retumba en el campamento: Los indios que se acercan por el este, vienen en son de guerra...

En las orillas frondosas y espesas del Río Guaire se dejo sentir la batalla. Muy duro resulto el encuentro. La superioridad de las armas hispanas no lograba sobrepasar la superioridad numérica de los indios. Desde las montañas seguían llegando indios de refuerzos. Y aunque la balanza no se inclinaba a ningún lado, los españoles cedieron terreno frente a la pujanza de Tamanaco.





Pero, casualidad o coincidencia, un núcleo de caballería venido de occidente, se encontró por sorpresa en la sangrienta batalla. La carga por la retaguardia india no se hizo esperar. Inútil fue que Tamanaco pretendiera salvar la moral india, al encontrarse ésta con un factor que no entraba en sus cálculos...Solo, Tamanaco conservó con un grupo de valientes su puesto. Erguido, altivo, cubierto de heridas, esperaba a sus carceleros.

Hecho preso y maniatado. Garci-González no lo ejecuta enseguida. Lo condena a algo peor. Luchar contra un perro de presa amaestrado para la misma, sin armas.



El jefe indio acepta el combate. Se improvisa un circo en miniatura. La ciudad se engalana para una fiesta inesperada. Tamanaco ratifica la firmeza de su espíritu con estas palabras: El perro morirá en mis manos y así sabrán los hombres crueles de todo lo que es capaz Tamanaco. Vano alarde del caudillo. Estéril resultó la decisión y la habilidad desplegada por el indio...Cayó destrozado por la ferocidad ejercida por el animal...

La denuencia demostrada por el caudillo, nunca fue olvidada...Su nombre se convirtió en grito de guerra... 

Hasta aquí puedo contar.

Las imágenes son de la red

11 comentarios:

Marcos dijo...

La barbarie de los pueblos conquistadores. España desde sus orígenes fue conquistada por Suevos, Vándalos, Alanos, Iberos, Celtas, Cartagineses, Fenicios, Romanos, Godos, Árabes, Franceses ... De seguro hubieron siempre patriotas que defendieran con bravura a sus hermanos.

◊ dissortat ◊ dijo...

Así de cruel es la historia...

Salud!

Ambar dijo...

Una muerte bárbara y cruel.Las guerras siempre lo son.

EL CODIGO GÜERE dijo...

Emocionante relato que demuestra la bravura de nuestras raíces, ignoradas y malentendidas por muchos de nosotros. Hay que seguir difundiendo éste tipo de relatos históricos ancestrales hasta lograr hacerlos de dominio identitario. Salud Doctor.

EL CODIGO GÜERE dijo...

Salud Doctor, si Ud gusta envíeme éste archivo a mi correo para difundirlo por facebook y en mi blog.

Gary Rivera dijo...

Oh dios! Que salvajada, es curioso, en la novela que escribo, cuento como el abuelo de uno de los protagonistas es atacado por un perro. Me imagino como una crueldad, debió ser una muerte horrible!

Katy Sánchez dijo...

Este fue uno de los grandes. Su nombre resuena en toda Venezuela. Vaya crueldad, igual que la en la antigua Roma.
Bss Doc

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Qué despreciable Garcí-González.
Un abrazo.

Diana de Méridor dijo...

Monsieur, lo relata usted de modo tan emocionante que nos ha metido de lleno en el fragor de la batalla.
Triste final, injusto para el guerrero e infame para quien decretó tal pena.

Feliz día, monsieur

Bisous

Boris Estebitan dijo...

Hola, buenas noches, un gusto pasar por tu lindo blog, saludos cordiales, te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas mi poema titulado “Espera por mí”, espero seguir visitando tu gran blog e intercambiar más comentarios, buen inicio de semana. Muy interesante la historia de Tamanaco.

fus dijo...

Tamanaco representa la lucha por la libertad de muchos pueblos. Me ha gustado esta historia.

un abrazo

fus

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...