Seguidores

Google+ Followers

jueves, 7 de marzo de 2013

Paisana


Eran vastos los dominios de Paisana, que se extendían desde Chuspa hasta Naiguatá. Era un indio soñador y melancólico, que pasaba buena parte de su tiempo contemplando la lejanía del mar, como en otros instantes, dejando corre la mirada por la erguida sierra caribeña. La vieja tradición de sus antepasados era recorrida minuciosamente por la mente exaltada del aborígen. Al mismo tiempo, Paisana era cauteloso y desconfiado. Desconfiaba de la amistad de los españoles y nunca tuvo fe en sus promesas. Júzgaba él que el hombre blanco era tornadizo, interesado e inclemente, sin dejar de reconocerle su voluntad, encontrando afinidad marcada entre el amplio horizonte que reflejara sus pupilas y la versatilidad de la oferta no cumplida y el pacto no respetado.

Por eso Paisana vió con malos ojos que su compañero Guaicamacuare, con quien compartía el dominio de su territorio, recibiera con hospitalidad al mestizo conquistador Francisco Fajardo, que como es sabido es hijo de un encomendero hispano, y una india seducida por aquel. En su "ciencia instintiva" opinaba que en el cruce de razas "antagónicas", ordenaba la conciencia extraña a estas tierras. La sangre era española y aún cuando el latido fuera indio, encontraban  Paisana que en Fajardo, prevalecia el sentimiento de los nacidos en climas opuestos y lejanos.

De allí que el primer contacto entre Paisana y Fajardo, el primero fuese hosco y agresivo...Miraba con recelo...Hablaba poco...Tomaba precauciones...Era como si el enemigo estuviese en sus dominios.

Fajardo, ladino y suspicaz, con moral distinta a los indios (bien lo sabía Paisana) y con sentido civilizador, fingió no darse cuenta del recelo y la desconfianza que le causara a Paisana. Supo estrechar los lazos que le unían al otro cacique  (Guaicamacuare), edificando junto con este, una ranchería en el sitio denominado "Valle del Pan" y tal fue el entusiasmo que aportó Fajardo en aquel fundo, que en pocos meses se transformó en una aldea de apreciables proporciones. En la medida que crecía el pueblo, crecía también el deseo de Paisana de agredir al intruso. Le contenía el infujo pacifista de su compañero, que menos exaltado y más crédulo, celebraba las iniciativas del mestizo colonizador.

Más un día, creyendo adivinar el plan tendencioso de Fajardo, decidió atacar de forma personal y violenta, lucha que duró poco por la intervención de Guaicamacuare...Pero las voluntades quedaron rotas, abiertamente hostíles. Al romper Paisana con Fajardo, también lo hizo con Guaicamacuare...La tradicional naturaleza tranquila y espiritual de los Naiguatás(1) fue rota...


Paisana atacaba una y otra vez la aldea, que era defendida por los hombres de Fajardo y Guaicamacuare, frustando la victoria del cacique receloso.

El odio aumentó en Paisana su sed de venganza. Esa imposibilidad de triunfar a través de las armas le hizo concebir un plan: Envenenar las aguas que surtían la precoz aldea...Paisana no solo conocía los secretos de las "yerbas" sino además, la exacta dirección de los ríos...Fue hasta el nacimiento de los manatiales en la cordillera y dió con la bifurcación de los riachuelos y empozoñar los que surtían a la aldea...El daño fue tremendo. La salvaje medida dio el fruto apetecido y no se hicieron esperar...muchos españoles murieron, entre ellos la popular Doña Isabel de clara ascendencia Guaiquerí y madre de Fajardo.

Con esto, Paisana logró lo que quería, que Fajardo abandonará sus dominios...

Los historiadores no se ponen de acuerdo con este Cacique. En algunos casos refieren que Fajardo se fue sin luchar de los dominios del Cacique. En otros casos, la referencia indica que si bien Fajardo salió de los dominios del Cacique, regresó para cobrar venganza de la muerte de su mamá, ahorcando a Paisana. En todo caso Paisana se pierde como casi todas las historias de los caciques en la noche de los tiempos.

Algunas referencias, indican que el nombre real del cacique era Paisa y no Paisana.

(1) Para diferenciar las tribus, los conquistadores y luegos los colonizadores ponían como nombre a las tribus, el del cacique dominante. En el caso que nos toca, los Naiguatás era la tribu del cacique Naiguatá, que no solo era Cacique sino piache. Paisana y Guaicamacuare eran lugartenientes de naiguatá, aunque disfrutaban de mucha independencia de movimiento y decisiones.

Las imágenes son de la red.

Hasta aquí puedo contar

7 comentarios:

Diana de Méridor dijo...

Vaya, pues este no me ha caído muy bien. Me parece un poco cerril, atacando a su propio compañero porque no se posicionaba como él. Además es que lanza ataques simplemente porque "cree adivinar", o recela, o desconfía. Y lo de envenenar las aguas qué quiere que le diga.

Feliz día, monsieur

Bisous

Ambar dijo...

Las historias que nos cuentas son para mi prácticamente desconocidas,y la verdad es que me resultan muy interesantes.
Saludos

◊ dissortat ◊ dijo...

Es historia, pero completamente desconocida para mí.

Por cierto, no puedo dejar comentarios en tu otro blog. No sé qué pasa.

Saludos, Manuel.

Katy Sánchez dijo...

Curiosamente no he oído hablar de Paisana y si de Guaicamacuare y por supuesto de Naiguatá. Tal vez cuando los estudié este tendría menos importancia.
Bss

Gary Rivera dijo...

Uy pues el tiempo le dio la razón a Paisana de no confiar en el hombre blanco! Aquí en Perú el cruce de razas fue extraño, el mestizo se identificaba mas con el blanco que con su madre, menospreciándola a ella y a su cultura. WOW que forma de ataque! Armas biológicas!! Impresionante!!

Curioso nombre por cierto, aqui Paisana es el termino que se usa para referirse a una mujer del ande. O para referirte a alguien de tu mismo pueblo!

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Es muy posible que Fajardo no se conformara con ser expulsado de aquellas tierras y que volviera después, pero quizás esto no lo sepamos nunca, como tampoco lo que hizo Guaicamacuare.
En fin, como bien dice, señor duque, las tinieblas envuelven aquel periodo de la historia. Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

He vuelto aquí para decir lo que no puedo decir en el otro blog, en el que se ha quedado sin conexión y yo sin posibilidad de comentar. No se porqué, pero no se abre la pantalla de comentarios. Ojalá esto no dure más de los 10 días en los que no tendrá servicio. Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...