Seguidores

Google+ Followers

jueves, 16 de mayo de 2013

Ricardo: Los Últimos Años.

Cuando a finales de noviembre de 1192, Richard conoce de las "conversaciones" entre su hermano Juan y el rey francés, intenta regresar a Inglaterra por mar. Una tormenta le obliga a desviarse a Corfú, en la costa adriática. Aún así intenta seguir por mar, pero su barco encalla en Aquilea (en la costa norte italiana), obligándole a seguir por tierra en territorio hostil (Centroeuropa). Poco después de la Navidad de 1192, Richard es apresado cerca de Viena por Leopoldo V de Austria y acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Conrado de Monferrat. A pesar de viajar como peregrinos pobres, Richard fue reconocido por el anillo que llevaba y por comer pollo asado, una delicateses aristocrática de entonces.

Richard fue conducido frente al emperador del Sacro Imperio, Enrique IV, que lo recluyó en Dürnstein. Las condiciones del cautiverio no fueron severas. Sin dejarle salir mucho tiempo de su celda, que tendría unos 25 metros cuadrados, recibía pollo asado y vino. Podía disponer de muebles y de un "mayordomo" (que le quitaban cuando Richard se portaba "mal"). Tenía correspondencia con su madre y su hermano Juan.

La soledad de la prisión, en la cual se sentía abandonado por los suyos, fue expresada en la canción Ja nus hons pris (Jamás un hombre preso) que Richard compuso durante su encarcelamiento. Una de sus estrofas dice: "Bien saben mis vasallos y todos mis barones, ingleses y normandos, pictavinos, gascones, que no habría un compañero, por pobre que este fuera, al que yo abandonaría en prisión por dinero. No lo digo en tono de censura o critica, pero yo aún estoy preso". La canción fue compuesta en francés, pero aparentemente hay una versión en provenzal del mismo Richard. 



El dinero al que hacía referencia Richard en su canción eran los 100000 marcos que el Emperador solicitaba para su liberación. Esta cifra, representaba entonces cerca de 5 veces el ingreso anual de la corona inglesa. Solo su madre recaudaba fondos para reunirlos, porque mantener preso al rey, parecía ser más útil...Felipe II de Francia prefería a Juan y el Papa Celestino III no le gustaba mucho Richard.

Leonor, reunió el dinero mediante fuertes impuestos al clero (que pagó un 25% del valor de sus propiedades). Se confiscó todo el tesoro de las iglesias. Se aumentó la compensación monetaria que pagaban los nobles por no hacer el servicio militar.

Ciertas referencias indican que el Emperador realmente cobró 200000 marcos (según, Enrique IV tomo para título personal el 50% de ese monto). Estas mismas referencias indican que Juan y Felipe de Francia le ofrecieron 80000 marcos al Emperador para que mantuviera preso a Richard, pero este se rehusó a cambio de 150000 marcos, que no pudieron reunir los "amigos".

Lo cierto del caso es que Leonor logro reunir el dinero y lo envió al Sacro Imperio, a través de los embajadores del Emperador. Richard sería liberado el 4 de febrero de 1194. El Rey francés, le envía una carta a Juan: "Cuídate, el demonio anda suelto"

A pesar de intrigar en su contra, Juan recibió de buena gana a su hermano Richard, que le perdona y le nombra heredero del trono, puesto que la madre de su sobrino Arturo, el entonces heredero, podría estar "abierta" a las propuestas del Rey francés, con el cual entró en guerra, porque Felipe reclamaba derechos sobre los territorios angevinos, en 1194.

Richard se alió con Balduino IX de Flandes, Sancho VI de Navarra y el Conde de Boloña contra Felipe de Francia y obtuvo muchas victorias sobre el rey francés. En Freteval (actual Francia), la carga de Richard contra Felipe fue tal, que le hizo huir a este último, dejando sus archivos financieros. En Gisors (Francia), arrasa al ejercito francés haciendo huir nuevamente a Felipe II.


La guerra se mantuvo durante 5 años. Las posiciones cambiaban poco, casi nada durante esos años. Aún así, lejos de claudicar como hizo con Saladino, Richard se mantenía en guerra.

En marzo de 1199, Richard sofocaba la revuelta provocada por el Vizconde Aimar V de Limoges. Desvastó la tierra del Vizconde a fuego y espada aún siendo tiempo de cuaresma. Asedió al desarmado castillo de Chalus-Chabrol. Richard, reclamaba como sus territorios los pertenecientes al Vizconde. Según los cronistas, porque buscaba un tesoro romano oculto...

A finales del mismo mes, Richard caminaba por el perímetro del castillo sin su cota de malla, constatando el progreso de las obras militares del muro. Habían ballesteros en el muro. Uno en particular divertía a Richard porque sostenía con su mano izquierda la ballesta y con la derecha una sarten para defenderse. En son de broma apuntó al Rey, que le devolvió un gesto cortes, cuando una flecha, proveniente de otro lugar, hiere a Richard en su hombro izquierdo. Al principio Richard llegó caminado a su tienda, e intentó sacarla sin éxito. Un cirujano, la extrajó, destrozando el brazo de Richard. La herida tuvo mala evolución y se infectó y grangenó. En sus últimos días, Richard mandó a traer a su presencia el ballestero que le hirió. Resultó ser un niño de unos 14 años. Alegó que Richard había asesinado a su padre y a sus dos hermanos, disparando al rey en venganza. 

Las referencias indican que Richard en un gesto de piedad, perdonó al niño, ordenando su libertad y que le entregaran 100 chelines. También puso en orden sus asuntos, legando todos sus territorios a su hermano Juan y sus joyas a su sobrino Otón, futuro Otón IV de Alemania.

El 6 de abril de 1199, muere Richard en brazos de su madre. Leonor se refirió años más tarde a la muerte del Rey de esta manera: "El león que fue asesinado por la hormiga, cuando terminaba el día, terminaba también su vida terrenal". 

La última voluntad de Richard, la de liberar al niño, no fue cumplida. Al morir, Mercadier, uno de sus mercenarios más temibles, despellejó vivo al niño y lo colgó. 

El corazón de Richard está enterrado en Ruan, Normandía: Las visceras fueron enterradas donde murió. El resto de su cuerpo descansa junto al de su padre Henry II  en Fontevrault, Anjou.

Los reyes británicos utilizan como lema Dieu et mon Droit (Dios y mi derecho) que introdujo Enrique V a principios del siglo XV. Según cuenta la leyenda, el lema fue usado por Richard durante la batalla de Gisors, cuando expulsaba a los franceses.


Hay quienes opinan que este lema lo usó Richard en alusión a una conversación con el Emperador del Sacro Imperio, cuando iba a ser encarcelado. Richard le dijo que: "Nací con un rango que no reconoce un ser superior que no sea Dios". De esta supuesta proclama, Richard usaría el lema, cuando estaba en guerra.
El hermano menor de Richard, Juan, conocido como Juan sin tierra, el espada suave, inicia su reinado en Inglaterra...

Nos queda una entrada más sobre el Rey Ricardo.

Hasta aquí puedo contar.


Las imágenes son de la red

5 comentarios:

Marcos dijo...

Eres un gran conocedor y narrador de la historia. Cono lo mal que nos caía el hermano Juan, y al final vuelve a reinar. Que muerte mas tonta para un rey tan aguerrido.

◊ dissortat ◊ dijo...

"Cuídate, el demonio anda suelto". Mucho miedo debía de inspirarles Ricardo al traidor Juan y a Felipe Augusto, para que este último escribiese eso.

Saludos.

Diana de Méridor dijo...

Ser reconocido por comer pollo asado!
Oh, qué tiempos, monsieur. Algo que no le hubiera ocurrido a Ricardo hoy.

Ricardo tenía un alto concepto de sí mismo, pero no se correspondía con la realidad. Eso de que él no abandonaría en prisión a nadie por dinero, después de hipotecar literalmente su reino para poder irse de aventura por ahí, suena poco decente. El pueblo no podía más después de que él mismo hubiera dejado las arcas exhaustas, y no era fácil encontrar esa cantidad tan exagerada.

Ay, monsieur, lo que son las leyendas, y cómo favorecen a algunos reyes.

Feliz comienzo de semana

Bisous

Ambar dijo...

Complejo de superioridad si debía tener Ricardo a tenor de la frase"Nací con un rango que no reconoce un ser superior que no sea Dios". Todo un ejemplo de humildad.
Una entrada muy interesante.
Saludos

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Sabía de su muerte en el sur de Francia en el asedio a un castillo, pero no de las circunstancias concretas, que fuera un muchacho, luego perdonado y después muerto por el mercenario Mercadier.
Un saludo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...