Seguidores

Google+ Followers

jueves, 27 de junio de 2013

Alemanes en la Conquista de Venezuela

Los nuevos territorios en América debían ser explorados...Y para eso se necesitaba dinero...Entrando en escena Los Welser.

Los Welser fueron una familia de banqueros alemanes y una de las casas financieras principales de principios del siglo XVI. Jhonny Welser, importante comerciante de Augsburgo (Alemania), había establecido una sociedad en 1476 para la explotación de las minas de plata de Europa central. Esta sociedad fue luego adminstrada por sus 4 hijos: Bartolomé, Lucas, Ulrice y Jacobo, que la aumentaron con el comercio de textiles flamencos, lana inglesa y productos orientales. Se establecieron en Amberes, Venecia, Portugal y España. Luego de algunas dispustas familiares, Bartolomé que se había quedado en Augsburgo (sus hermanos se fueron a Nuremberg), junto a la familia Fugger y banqueros genoveses, dio su aporte financiero para capturar lealtades de los Principes Electores alemanes y abrir el camino para la coronación imperial de Carlos I de España y  V de Alemania en 1519.

Los Welser llegan a América en 1525, luego de que el Emperador Carlos dejase a quienes no fuesen castellanos establecer factorías en América en las mismas condiciones que los naturales de Castilla, con lo cual se establecen en Santo Domingo y comienzan a explotar minas de plata en México. En 1528, consiguieron la exclusividad para la conquista y colonización del territorio comprendido entre el Cabo de la Vela (en la actual Guajira colombiana) y Macarapana, en la denominada provincia de Venezuela. Sus enviados, fueron los primeros europeos no latinos que iniciaron el proceso colonizador en América Latina. El contrato entre otras cláusulas, tenía las siguientes:

Los Welser debían enviar una cuadrilla de 4 navíos con 200 hombres armados y equipados a propias expensas para ayudar al gobernador de Santa Marta (Actual Colombia) a pacificar el territorio. El rey los facultaba para descubrir, conquistar y poblar las tierras situadas al este de la gobernación de Santa Marta desde el Cabo de la Vela hasta Macarapana, las cuales pasaban a formar la provincia de Venezuela. Debían fundar en este territorio en el plazo después de dos años de su llegada, dos pueblos de 300 vecinos cada uno y construir 3 fortalezas. Debían también trasladar a Venezuela y a las Indias  en general, 50 mineros alemanes, para la explotación de oro y plata. 



Pero el mito de El Dorado, representó el principal interés de la familia, así como lograr encontrar el mar del sur (Estrecho de Magallanes), pero sus esfuerzos exploratorios, no fueron exitosos en encontrar ninguna de ellas, pero señalaron el camino para la futura conquista del territorio venezolano. Casi ninguna de aquellas cláusulas se cumplieron.

Los gobernadores de los Welser fueron:

 Ambrosio Alfinger. Estuvo vinculado a España desde joven ya que su familia, los Ehiger (que degeneró en tierras castellanas a Alfinger), socios de los Welser, tenían las factorías españolas relacionadas con los banqueros, que suministraba productos a la Casa de Contratación de Sevilla, la comercializadora de la metropolis con el nuevo mundo. Alfinger se encuentra en la isla de La Española, cuando recibe el cargo de gobernador y capitán general de la recién creada provincia de Venezuela, donde llega en 1529. Se instala en Santa Ana de Coro, única posesión europea en 2000 km de costas, que además estaba libre de grandes poblaciones de aborígenes cercanas. Emprende la busqueda de El Dorado en 1530 junto a 200 hombres y 1000 esclavos. Su exploración le lleva hasta el actual occidente venezolano, donde funda un pueblo que es el origen de la actual Maracaibo y explora la costa oriental del lago que lleva el mismo nombre. No encontró El Dorado, pero si reunió un cuantioso botín, que le hace pensar en regresar a Coro. La hostilidad aborígen le persigue y muere en mayo de 1533 luego de 4 días de agonía por una flecha que le atravesó la garganta.

 Ambrosio Alfinger


Nicolas Federmann, llegó a Venezuela junto con Alfinger. Mientras Alfinger se dirigía a occidente, Federmann lo haría hacía el sur. Siguió el cauce del Orinoco. A la muerte de Alfinger, desempeña el cargo de gobernador hasta 1534, año en que es sustituido por Espira. En 1535 inicia una expedición en la que atravesó los llanos venezolanos y colombianos en su busqueda de El Dorado. Pero la zona ya había sido conquistada por Gonzalo Jiménez de Quesada. También tuvo enfrentamientos con otro conquistador, Sebastián de Belalcazar, que era entonces Gobernador de Popayán (Colombia). En marzo de 1539, Federmann y sus hombres llegan a Bogotá y participa junto a Jiménez de Quesada y Belalcazar en la fundación jurídica de la ciudad y deciden viajar a España para resolver sus diferencias. Federmann al tener pleitos con los Welser, fue apresado, muriendo en la prisión de Valladolid en 1542. En Alemania fue publicado un libro que escribió llamado Historia Indiana, en 1557, donde se exageraba las riquezas de América.

Nicolas Federmann


Jorge Espira (originalmente Georg von Speyer, nombre latinizado). Gobernador de Venezuela entre 1534 y 1539. Con problemas de salud, aún acompañó en los primeros años a Federmann en la busqueda de El Dorado. Sin embargo, Espira que estaba resuelto a cumplir el contrato con la corona, fue seducido por el mito y luego de restablecerse, Acompañó a Hutten en la expedición que exploró el suroccidente de Venezuela, La sierra de Perijá y cruzó los Andes hasta los territorios Chibchas en Colombia. Al volver a recaer de su enfermedad (no se sabe exactamente, pero probablemente fue paludismo), decidió renunciar a la gobernación en 1539. Quisó regresar a Alemania, pero murió en Coro en junio de 1540.

Felipe de Hutten

Felipe de Hutten (Philipp von Hutten) llega a Venezuela junto a Espira en 1534 y se va en la expedición que organiza Espira y Federmann. está expedición estuvo plagada de dificultades. De 500 soldados solo regresaron 150. Al morir Espira, reclama la gobernación, pero dada su escasa experiencia y juventud (tiene 25 años en 1540) le conceden la Capitanía General.

Luego de obtener la Capitanía, se embarca en una nueva expedición donde es herido en la axila derecha en una de las muchas escaramuzas que se producen con los aborígenes. La intervención del cirujano Diego de Montes es determinante en su curación. Durante 5 años, siempre pensando que más adelante estaría  El Dorado, recorrió el occidente venezolano. Regresó a Coro en 1546, encontrándose algunas sorpresas...

Las familias de los soldados de la expedición pasaban calamidades puesto que la tierra en la comarca es muy árida. Como no se sabía nada del alemán, la Real Audiencia de Santo Domingo envió un gobernador interino Juan de Carvajal, que ya había sido administrador real y conocía la interesada actuación y manejos comerciales de los alemanes, además de las calamidades de los familiares de los soldados. Funda una ciudad en una vega feraz, para que las familias pudiesen sembrar y acabar con el hambre. Junto a quienes aceptan la propuesta de traslado, funda El Tocuyo en diciembre de 1545.

Hutten regresa a Coro y pasa casualmente por la nueva ciudad. Le reclama a Carvajal la fundación de la ciudad. Ambos se enfrentan mediante acaloradas conversaciones. En un momento de la discusión, los hombres de Hutten desarman a  los de Carvajal y se marchan a Coro. Pero Carvajal les persigue. Ese mismo día, en la tarde, Carvajal alcanza a los hombres de Hutten, volvíendo las discusiones. Los ánimos llegaron a un punto en los que Carvajal apresa a Hutten y a sus hombres y ordena su decapitación. Era mayo de 1546. Carvajal moría en la horca en junio de 1546, luego de un juicio rápido y amañado.






Hutten fue quizás el más importante de los alemanes en Venezuela, puesto que exploró prácticamente la totalidad del país. en 1785 se publicó sus memorias en Alemania llamada Zeitungen aus India. Hay una novela "Luna de Fausto", del escritor venezolano Francisco Herrera Luque, donde se narra las aventuras de Hutten en Venezuela. Según la novela, Fausto, el personaje de Goethe, le advierte a Hutten que moriría bajo una "luna roja".

Con Hutten, terminó la concesión de los Welser. Las razones de la retirada de la concesión fueron que nunca se produjo un gobierno estable en los territorios de la concesión, el descontento de los habitantes de Coro con los alemanes. Adicionalmente no se cumplieron las cláuslas previamente firmadas.

Pero además trataron de evadir impuestos y esclavizaron a miles de indios. No colonizaron ni explotaron minas en Venezuela, pero si exploraron la práctica totalidad del actual territorio venezolano y colombiano.


Las imágenes son de la red.


Con este post, termina la temporada. Estaremos desde ahora y hasta septiembre investigando para seguir ofreciendo parte de la historia de Venezuela e Inglaterra.

Felices vacaciones. Nos veremos en Septiembre.

Hasta aqui puedo contar.

5 comentarios:

Marcos dijo...

Felices vacaciones. Todas estas detalladas historias son desconocidas para mí. Siempre la leyenda de El Dorado.

La Dame Masquée dijo...

Está claro que los banqueros han sido siempre los amos del mundo. Se metían en todas las salsas.

Que disfrute de sus vacaciones, monsieur. Nos veremos a su regreso.

Bisous

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Veinte años duró la administración alemana de Venezuela por los Welser, a cambio del préstamo concedido a Carlos en la lucha por la elección imperial. Durante esos años fue el interés y la explotación su principal ánimo. Eran banqueros. Felices vacaciones. Va todo mejor, Un abrazo.

Ambar dijo...

Un interesante relato el que nos dejas antes de tus vacaciones.
Que las disfrutes.
Un abrazo

Katy Sánchez dijo...

Esto ya me suena más. Menos mal que no colonizaron, no me imagino a los Venezolanos hablando alemán. Terrible esto de la esclavitud.
Bss

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...