Seguidores

Google+ Followers

jueves, 30 de mayo de 2013

Arichuna

La entelequia del "El Dorado" contituyó el espejismo de mayor efectividad en los afanes de conquista. El mito galvanizaba la conciencia y el interés de los hispanos. El mejor de los esfuerzos tanto individuales como colectivos de los hombes que llegaban de España estaban orientados en confirmar la veracidad de la leyenda en la quimérica mente de los aborígenes.

Se hablaba del El Dorado como realidad tangible. El sentimiento aventurero se sentía atrapado por la saturación de aquella máxima utopía. El "Fantasma de las Alas de oro" galvanizaba la conciencia y la ambición de los conquistadores. Hasta hombres cultos como el Capitán Pedro Malaver de Silva sintieron la poderosa influencia del mito.

Pero no solo el mito de El Dorado, se mantenía en la mente de los conquistadores. Otros mitos, la aturdían. Querían encontrar en América el principio de la alquimia medieval, la quita esencia de la tintura o elixir de la vida y del amor perdido.... Buscaban la fuente de la eterna juventud...

Por ello, ante lo quimérico del ensueño engendrado con fábulas que llegaron a España, procedentes de América y ampliadas por la imaginacion mediterránea, bien en el luminoso mar latino o en las arideces de la estepa castellana, la aspiración de hallar el profundo secreto de lo ignoto, tomaba proporciones de anhelos indomables e incontenibles.

Y este misterio que había hecho latir más aceleradamente el ritmo de los corazones de los aventureros hispanos (y de otras latitudes), se fue el máximo interés de dos hombres representativos en la conquista de Venezuela: El nombrado Capitán Malaver de Silva y  Garci-González, que llegaron a las nuevas tierras poseídos por el poder de seducción del mito. Les acompañaban el hidalgo Luis de Leiva y pundonoroso Juan Fernández, el portugués. 

Diego de Losada, Fundador de Caracas



Gracias al mito, Garci-González remontó el Orinoco al sur de Venezuela, tomó el Caroní, alcanzó el Roraima, culminando su empresa en las ibéricas tierras de Brasil. Por su parte Leiva y Fernández, el portugués , buscaron la "Ciudad Dorada" en el centro de Venezuela (llamada por el Almirante Colon como Tierra de Gracia)...Poco después el sortilegio quedaba roto. Ni en oriente, ni en el centro, ni el sur, ni en occidente, El Dorado daba señales de existir. El esfuerzo no se frustró. Se fundarón pueblos y una ciudad: Valencia del Rey (al oeste de Caracas).

Aquellas tierra del centro de Venezuela pertenecían a Queipa. Unas tierras que deseaba ardorosamente otro cacique, Guaratari, que con su impetú guerrero, que luego demostraría contra los conquistadores invasores, intentaba arrebatarle a su legitimo dueño.

En el fragor de la disputa, Queipa muere a manos de un piache llamado "El Tiznado" que servía a los propositos de Guaratari, surgiendo como jefe de lo que los españoles llamaron "El Señorío de Queipa" Arichuna...

Arichuna es descendiente jirahara (una rama o etnia caribe). Hombre con gran sentido de la responsabilidad y honradez. Supo mantener la prosperidad que Queipa le había dado a sus tierras. No solo erán prosperas aquellas tierras. Eran progresistas. Arichuna intentaba mantener al margen a Guaratari, al tiempo que evaluaba a los "pieles blancas"...Poseía lo que Fernández el portugués llamaba el "secreto del mando". Hasta los indios de las tierras de Tacarigua, seguían fielmente a Arichuna, porque les hacía sentirse seguros.


Arichuna entabló buena amistad con el portugués. Los primeros contactos entre conquistadores y aborígenes del Señorío, los hizo  Juan Fernández con Queipa. Prudentemente el portugués fue ganando la confianza de Arichuna, que mantenía sus recelos de aquel hombre "no tan blanco, pero tampoco tan sanguinario". El portugués se mostró honrado y siempre cumplió su parte de las negociaciones e intercambios. Mientras el portugués fue el enlace entre conquistadores y Arichuna, no hubo enfrentamientos entre ambos bandos.

Una mañana, Arichuna despierta con una noticia: Imprudentemente Juan Fernández, el portugués permitió el que fuese descubierto su origen...Era un almorávide, un infiel para los ojos españoles...A pesar de los esfuerzos por demostrar sus cualidades y méritos por parte de Juan de Leiva (el hidalgo que le acompañaba), el fanatismo pudo más que los argumentos invocados. Su honradez, bondad, heroismo, su inteligencia, de nada sirvieron porque había nacido de una "mujer árabe". Dagali, el verdadero nombre del portugués, fue perseguido y apresado.

El tribunal inquisitorio establecido para juzgar al "infiel" le declara culpable de los cargos (nunca fueron explícitos con los cargos). La sentencia se anunció en la entonces plaza mayor de Valencia del Rey: Muerte por Empalamiento.

Arichuna, que escuchó la sentencia de oidos propios y tenía buenas relaciones con el Justicia Mayor de la ciudad, Antonio López del Riego, solicitó el perdón del infortunado Dagali...

-No puede ser que por no tener el mismo Dios, se pierdan las otras cualidades- le dijo Arichuna al Justicia Mayor
-Dios es uno y verdadero- Respondió. Nosotros lo representamos. Nuestra inmaculada trayectoria ha sido manchada por un infiel.
-Y aquellos que matan a los indios, no merecen castigo similar?
-Matan en nombre de Dios...Ya están perdonados...




Fracasada la gestión del perdón, Arichuna, decide salvar a portugués. Un plan sencillo,  resultó ser efectivo.

Dos días antes de la ejecución, Algunos indios de Tacarigua, atacan el puesto español que defiende el agua que va a la ciudad de Valencia. Son unos 30 contra 150 indios que atacan.

-Extraño es, esté ataque- Comenzó a decir el hidalgo Luis de Leiva- Los Tacariguas son tranquilos...Cuántos soldados hay??.
-300 su excelencia- Respondió el comandante del batallón.
-Llevelos al río...Será rápido. Solo persuada capitán, no mate indios en la medida de lo posible.

Todos los soldados de la ciudad salieron a defender la toma de agua. Solo quedaron dos. Los que custodiaban al preso.

Fue entonces cuando Arichuna entró en acción. Con 3 hombres más, redujeron a los guardias y entrarón en la cárcel. El portugués fue liberado y llevado al Señorío, donde fue recibido como si de un cacique se tratara...

La escena del rescate fue presenciado por Leiva, hombre inteligente, que comprendió el desvió de atención de los Tacariguas...

Las referencias al respecto de este episodio, indican que Leiva sobornó a los guardias para que dijerán que fue otra tribu y no la de Arichuna la que se llevó al portugués. Otras indican que los guardias que se quedaron lo hicieron porque Arichuna había pactado con ellos el rescate del portugués. Un episodio más cubierto por la noche de los tiempos. Leiva siempre se hizo la vista gorda, cuando sus avanzados indicaban que habían visto al portugués en el Señorio...


-No se preocupe soldado- Decía- No hay peor castigo que estar con los salvajes...

Arichuna murió de viejo. Fue de los pocos caciques que tuvo como verdaderos amigos a los españoles. El portugués se convirtió en su cuñado, puesto que se "casó" con una hermana de Arichuna. El cacique fue unos de los pocos indios en presenciar la inquisición y hacerle ver a los españoles que El Dorado solo existía en la mente de los más soñadores...


Las imágenes son de la red.

Hasta aquí puedo contar...

jueves, 16 de mayo de 2013

Ricardo: Los Últimos Años.

Cuando a finales de noviembre de 1192, Richard conoce de las "conversaciones" entre su hermano Juan y el rey francés, intenta regresar a Inglaterra por mar. Una tormenta le obliga a desviarse a Corfú, en la costa adriática. Aún así intenta seguir por mar, pero su barco encalla en Aquilea (en la costa norte italiana), obligándole a seguir por tierra en territorio hostil (Centroeuropa). Poco después de la Navidad de 1192, Richard es apresado cerca de Viena por Leopoldo V de Austria y acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Conrado de Monferrat. A pesar de viajar como peregrinos pobres, Richard fue reconocido por el anillo que llevaba y por comer pollo asado, una delicateses aristocrática de entonces.

Richard fue conducido frente al emperador del Sacro Imperio, Enrique IV, que lo recluyó en Dürnstein. Las condiciones del cautiverio no fueron severas. Sin dejarle salir mucho tiempo de su celda, que tendría unos 25 metros cuadrados, recibía pollo asado y vino. Podía disponer de muebles y de un "mayordomo" (que le quitaban cuando Richard se portaba "mal"). Tenía correspondencia con su madre y su hermano Juan.

La soledad de la prisión, en la cual se sentía abandonado por los suyos, fue expresada en la canción Ja nus hons pris (Jamás un hombre preso) que Richard compuso durante su encarcelamiento. Una de sus estrofas dice: "Bien saben mis vasallos y todos mis barones, ingleses y normandos, pictavinos, gascones, que no habría un compañero, por pobre que este fuera, al que yo abandonaría en prisión por dinero. No lo digo en tono de censura o critica, pero yo aún estoy preso". La canción fue compuesta en francés, pero aparentemente hay una versión en provenzal del mismo Richard. 



El dinero al que hacía referencia Richard en su canción eran los 100000 marcos que el Emperador solicitaba para su liberación. Esta cifra, representaba entonces cerca de 5 veces el ingreso anual de la corona inglesa. Solo su madre recaudaba fondos para reunirlos, porque mantener preso al rey, parecía ser más útil...Felipe II de Francia prefería a Juan y el Papa Celestino III no le gustaba mucho Richard.

Leonor, reunió el dinero mediante fuertes impuestos al clero (que pagó un 25% del valor de sus propiedades). Se confiscó todo el tesoro de las iglesias. Se aumentó la compensación monetaria que pagaban los nobles por no hacer el servicio militar.

Ciertas referencias indican que el Emperador realmente cobró 200000 marcos (según, Enrique IV tomo para título personal el 50% de ese monto). Estas mismas referencias indican que Juan y Felipe de Francia le ofrecieron 80000 marcos al Emperador para que mantuviera preso a Richard, pero este se rehusó a cambio de 150000 marcos, que no pudieron reunir los "amigos".

Lo cierto del caso es que Leonor logro reunir el dinero y lo envió al Sacro Imperio, a través de los embajadores del Emperador. Richard sería liberado el 4 de febrero de 1194. El Rey francés, le envía una carta a Juan: "Cuídate, el demonio anda suelto"

A pesar de intrigar en su contra, Juan recibió de buena gana a su hermano Richard, que le perdona y le nombra heredero del trono, puesto que la madre de su sobrino Arturo, el entonces heredero, podría estar "abierta" a las propuestas del Rey francés, con el cual entró en guerra, porque Felipe reclamaba derechos sobre los territorios angevinos, en 1194.

Richard se alió con Balduino IX de Flandes, Sancho VI de Navarra y el Conde de Boloña contra Felipe de Francia y obtuvo muchas victorias sobre el rey francés. En Freteval (actual Francia), la carga de Richard contra Felipe fue tal, que le hizo huir a este último, dejando sus archivos financieros. En Gisors (Francia), arrasa al ejercito francés haciendo huir nuevamente a Felipe II.


La guerra se mantuvo durante 5 años. Las posiciones cambiaban poco, casi nada durante esos años. Aún así, lejos de claudicar como hizo con Saladino, Richard se mantenía en guerra.

En marzo de 1199, Richard sofocaba la revuelta provocada por el Vizconde Aimar V de Limoges. Desvastó la tierra del Vizconde a fuego y espada aún siendo tiempo de cuaresma. Asedió al desarmado castillo de Chalus-Chabrol. Richard, reclamaba como sus territorios los pertenecientes al Vizconde. Según los cronistas, porque buscaba un tesoro romano oculto...

A finales del mismo mes, Richard caminaba por el perímetro del castillo sin su cota de malla, constatando el progreso de las obras militares del muro. Habían ballesteros en el muro. Uno en particular divertía a Richard porque sostenía con su mano izquierda la ballesta y con la derecha una sarten para defenderse. En son de broma apuntó al Rey, que le devolvió un gesto cortes, cuando una flecha, proveniente de otro lugar, hiere a Richard en su hombro izquierdo. Al principio Richard llegó caminado a su tienda, e intentó sacarla sin éxito. Un cirujano, la extrajó, destrozando el brazo de Richard. La herida tuvo mala evolución y se infectó y grangenó. En sus últimos días, Richard mandó a traer a su presencia el ballestero que le hirió. Resultó ser un niño de unos 14 años. Alegó que Richard había asesinado a su padre y a sus dos hermanos, disparando al rey en venganza. 

Las referencias indican que Richard en un gesto de piedad, perdonó al niño, ordenando su libertad y que le entregaran 100 chelines. También puso en orden sus asuntos, legando todos sus territorios a su hermano Juan y sus joyas a su sobrino Otón, futuro Otón IV de Alemania.

El 6 de abril de 1199, muere Richard en brazos de su madre. Leonor se refirió años más tarde a la muerte del Rey de esta manera: "El león que fue asesinado por la hormiga, cuando terminaba el día, terminaba también su vida terrenal". 

La última voluntad de Richard, la de liberar al niño, no fue cumplida. Al morir, Mercadier, uno de sus mercenarios más temibles, despellejó vivo al niño y lo colgó. 

El corazón de Richard está enterrado en Ruan, Normandía: Las visceras fueron enterradas donde murió. El resto de su cuerpo descansa junto al de su padre Henry II  en Fontevrault, Anjou.

Los reyes británicos utilizan como lema Dieu et mon Droit (Dios y mi derecho) que introdujo Enrique V a principios del siglo XV. Según cuenta la leyenda, el lema fue usado por Richard durante la batalla de Gisors, cuando expulsaba a los franceses.


Hay quienes opinan que este lema lo usó Richard en alusión a una conversación con el Emperador del Sacro Imperio, cuando iba a ser encarcelado. Richard le dijo que: "Nací con un rango que no reconoce un ser superior que no sea Dios". De esta supuesta proclama, Richard usaría el lema, cuando estaba en guerra.
El hermano menor de Richard, Juan, conocido como Juan sin tierra, el espada suave, inicia su reinado en Inglaterra...

Nos queda una entrada más sobre el Rey Ricardo.

Hasta aquí puedo contar.


Las imágenes son de la red

jueves, 9 de mayo de 2013

Liebster Award


 La Amiga Ambar del blog La Medicina y La Corte, que nos trae las situaciones médicas de los integrantes de las cortes europeas, se ha acordado de mi desde su blog. 

El reconocimiento tiene sus reglas. La que me salto es la de nominar, pero las otras las seguiremos.

1. ¿De qué trata tu blog? 
Trata de historias que pueden ser leyendas y/o realidad de Inglaterra durante el medioevo y sobre los habitantes de Venezuela en el momento de la conquista.


2- ¿ Cómo definirías tu blog?

  Un blog histórico, que intenta contar esas historias que no todos sabemos.

3- ¿ Que diferencia destacarías entre tu blog y los otros?

No hay blogs que hablen sobre los aborígenes venezolanos.

4- ¿ Que buscas en un blog?

Información y entretenimiento

5- ¿ Que te resulta más atractivo de un blog?


La forma en que se escribe. La idea de escribir con vehemencia y demostrando hechos, me llama mucho la atención


6- ¿ Como prefieres que sea el texto de un blog en cuanto a su extensión?

Depende de lo que quiera contar. Me gusta cuando queda continuado de forma emocionante.


7- ¿ Qué razones le darías a la gente para que visitara tu blog?

Si quieren informarse sobre La Inglaterra medieval y los aborígenes, el blog, podría ser un inicio. 



8- ¿ Cuales son tus razones para escribir un blog?



Diversión y catarsis. Pasó las noches de guardia escribiendo. A veces no se puede, otras...



9- ¿ Que cambiarías de la Medicina y la Corte?



Me gusta el formato y la forma de escribir. Nada le cambio.



10- ¿ Te gusta la relación con otras personas a través de sus blogs?


He hecho buen@s amig@s a través del blog. Eso me satisface mucho



11- ¿ Lees con frecuencia la Medicina y la Corte?



Cada Vez que actualiza.


Muchas gracias Ambar por acordarte de este pequeño rincón de la red.

Hasta aquí puedo contar.

jueves, 2 de mayo de 2013

Prepocunate


Las menciones que la tradición haya ofrecido referentes a Prepocunate son escasas. Su nombre se encuentra estrechamente relacionado con Paramacay, y se sabe que le tocó actuar como a éste, cuando la tierra venezolana fuera divididas en encomiendas entre los capitanes pobladores de mayor prestigio o personalidad.

Esta repartición realizada por Diego de Losada, como es sabido, no satisfizo mucho a los capitanes hispanos, pensando que sus meritos y servicios debían ser premiados con mayor prodigalidad. Adicionalmente, la rivalidad entre Losada y Julián de Hurtado e incluso con Rodriguez Suárez, había disminuido el ritmo que llevaba la penetración de la conquista en las regiones que con mayor ahinco defendieron los indios. Esto fue aprovechado por Prepocunate quien varias veces dio muestras de su belicosidad. Para ello contaba con fuerzas escasas en número, pero que compesaban esa deficiencia con la experiencia adquirida en el diario batallar. Se trataba de fuerzas aguerridas que habían servido bajo las órdenes de Guarauguta, compañero del Cacique Catia. Una divisa de plumajes rojos les distinguía de otras legiones indias menos decididas.

Esta mencionada fuerza, que lucía todas las tonalidades de rojos en sus cabelleras, fue tomada en cuenta (y vaya que fue tomada) por los jefes conquistadores, que veían en ella un peligro constante. El rojo era sinónimo de sangre y efectivamente, en la lucha, los indios de Prepocunate, no escatimaban en derramarla...La orden que les dictara Prepocunate era cumplida sin pretextos...

Y tanto llegó el ardor que pusieron aquellos indios en la contienda, que un misionero escribió al referirse a ellos: "estos hombres de Prepocunate son efectivamente terribles. Nunca les ahita la sangre. Verdaderos demonios en las encrucijadas de los caminos, dificultan mucho los movimientos de los españoles...Su jefe Prepocunate, debe ser reducido a prisión para que no cause tanto daño y exterminio"...

Según descripción de un soldado sobreviviente de los ataques del Cacique, Prepocunate era alto, una gran cicatriz en la frente y un cabello que le llega a la cintura. Es férreo y atlético maneja una especie de mandoble de singulares y gigantes proporciones. Es ágil y remonta los copos de los árboles con la rapidez de un felino. De sus indios refiere que le siguen con admiración y respeto, pero le temen a sus decisiones, casi siempre arbitrarias...

Sin embargo a estos cronistas se le olvida mencionar los incontables agravios  que estas tribus viniesen sufriendo de los conquistadores, que no tuvieron misericordia, con el indio que caía en su poder. Indefectiblemente éstos eran sometidos a las más absurdas torturas y luego ejecutados en medio de burlas y sarcasmos. Por ello, Prepocunate no aceptaba cuartel. Procedía de identica manera a como trataban a los suyos.

Pero Prepocunate fue apresado por soldados al servicio de Losada. La sentencia podía anticiparse: Escarnio y muerte. Los "festejos" por tratarse de un Cacique de gran importancia entre las tribus, debían ser presenciados por todas las "autoridades" (otros caciques) de los alrededores en una fecha convenientemente fijada.

Sin embargo, Prepocunate, atado a un corpulento árbol, presenciaba los "preparativos"...Pacientemente aflojaba las cuerdas que le ataban...4 días (en algunas referencias indican menos tiempo) tardó el Cacique en soltar las ataduras...Quedando solo sus plumas rojas...

La anterior historia es una leyenda escrita por Antonio Reyes, historiador venezolano. Como bien indica, este Cacique a pesar de que aparentemente mantuvo en jaque a los conquistadores, tiene muy escasa referencias históricas, por lo que algunos optan por pensar que es una leyenda. En algunos casos, se piensa que es el mismo Paramacay.


Hasta aquí puedo contar...

Las imágenes son de la red
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...