Seguidores

Google+ Followers

jueves, 9 de enero de 2014

Henry III (y II)

Ya vencido por Manfredo de Sicilia, Henry intenta poner en orden el reino, aumentado los impuestos. Las guerras de ultramar había dejado sin dinero a la corona...Y a los barones.

Durante los primeros años del reinado de Henry III, se hicieron cambios en la Carta Magna, que aumentaron entre los barones ingleses el deseo de institucionalizar un consejo de barones y clérigos que vigilasen los subsidios otrogados al rey, asi como la designación de altos funcionarios. Los acuerdos firmados en París en 1258, donde Inglaterra cedía la soberanía de Normandia, Maine, Anjou Poitou y Turena a Francia, potenció más está idea. Alrededor del “Magnum Consilium” se arremolinó el descontento creciente de los barones frente al rey, estallando en 1258 (algunas referencias indican que fue un año después) Al frente de este consejo, se puso un carismático hombre: El Conde de Liecester, Simón de Monfort, hijo del mismo Simón de Monfort que había sido vencedor de los albigenses y que se había afincado en Inglaterra hacía 1230.

El consejo redactó un documento denominado Las Provisiones de Oxford, que fueron impuestas a Henry III ese mismo año 1259. En este documento, se obliga al rey a aceptar una nueva forma de gobierno, donde el poder residía en un consejo de 15 miembros que supervisarían nombramientos ministeriales, administración local y nombramientos judiciales.. Es considerada la primera constitución escrita de Inglaterra. Siguiendo el modelo francés, establecido por Luis IX (San Luis), el nuevo justicia mayor del reino Hugo Bigod, promovio un sistema de encuestas en todo el reino para intentar reparar los agravios de años anteriores. Un núcleo duro de estos consejeros, tomó la acción exterior (diplomática): Negociaciones con la Santa Sede, contención de las incursiones escocesas y respetar los acuerdos con Francia.

En 1259 a estas provisiones, se le sumaron las llamadas Provisiones de Westminster, donde Monfort quiso satisfacer las demandas de la clase media inglesa que deseaban que los barones se sometieran al mismo sistema de encuestas que se le aplicó a los oficiales reales. Esto hizo que se abriera una brecha en el bloque de los barones: Unos apoyaron a Monfort. Otros se fueron con el rey.

Henry ve la oportunidad en esta fisura de deshacerse de los funcionarios impuestos y dar marcha atrás a las reformas. Las disputas continuaron hasta que que fue solicitado el Rey de Francia (Luis IX) como arbitro dado su enorme prestigio en Occidente. En 1264, San Luis, a pesar de fallar en favor de Henry, no deroga por completo la Carta Magna. Pero este fallo no es aceptado por los ingleses. Los artesanos de Londres, la clase media rural y los trabajadores portuarios apoyan a Monfort.



El acuerdo (llamado Laudo de Amiens), tampoco es respetado por Henry, provocando la sublevación de los barones que se mantenían al lado de Monfort, estallando la segunda guerra de los barones. Ese mismo año Henry es derrotado y hecho prisionero en Lewes. Monfort inicia su gobierno en Inglaterra, bajo el título de Senescal de Inglaterra. Su despotismo le creó muchos enemigos, incluso en quienes le apoyaban previamente. Esto lo aprovecha Edward, el hijo de Henry, que había huido a Francia durante la prisión de su padre y reúne a los descontentos, enfrentado a Monfort en Evesham en 1265, donde lo derrota y le mata.

Cuando Henry asume de nuevo el trono, comprende que ya no se puede seguir gobernando al antiguo estilo, por lo que decide, junto a su hijo Edward (el heredero), reconocer la carta magna y casi toda las provisiones de Oxford. En 1267 se firma el Estatuto de Marlborough, donde Henry reconoce los derechos adquiridos en Oxford y en la Carta Magna.

Luis IX (San Luis)

Luego de años de guerras y disputas, desde 1267 y hasta su muerte, no hubo sobresaltos en la vida política inglesa...o al menos no de cierto interés...


Henry muere en Westminster en 1272, siendo enterrado en la Abadía. Edward sube al trono, pero su hermano Edmund, quien recibió tierras y el Castillo de Simón de Monfort, era el hombre más poderoso de Inglaterra...


Hasta aquí puedo contar.


Las imágenes son de la red.


Que los reyes hayan traído muchas cosas buenas

2 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Estupendo capítulo, monsieur, en especial porque trata de un periodo un tanto oscurecido por el brillo de la época anterior. Creo que es uno de los reinados menos conocidos.

Feliz día

Bisous

La Dame Masquée dijo...

Estupendo capítulo, monsieur, en especial porque trata de un periodo un tanto oscurecido por el brillo de la época anterior. Creo que es uno de los reinados menos conocidos.

Feliz día

Bisous

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...