Seguidores

Google+ Followers

jueves, 31 de mayo de 2012

GUAICAMACUTO


La extensa costa venezolana estaba poblada por aborígenes de raza caribe. El Caribe tradicionalmente marino y pescador encontraba en las proximidades del mar  (a la que llamaban agua salada) un lugar adecuado para el desarrollo de esas caracteríticas . El caribe es tan audaz como navegante que terminó por identificarse con el elemento de su predilección hasta otorgarle su mismo nombre: Mar Caribe. Y es que en su pujanza, los caribes se habían adentrado a tierra fierme, ya por las vías fluviales provenientes de Brasil, de donde son originarios o bien al buscar primero las antillas mayores y menores (las islas del Caribe), atreverse de allí en sus raudas piraguas hasta el mismo corazón de las regiones de Venezuela.


En el litoral, su influencia es decisiva, hallándose menciones y signos idiomáticos pertenecientes a su dialéctica. Su terminación "are", con la que designaban ríos manantiales y cascadasse encuentra en denominaciones diversas. Anare, el rio en las proximidades de Macuto es un ejemplo. 


Y ya que se habla de Macuto, hay que detenerse en lo que hoy es un balneario muy concurrido. La Guaira se acababa de fundar en 1589 bajo la égida de Diego de Osorio. La real cédula le ha concedido características especiales: Ciudad y puerto, como rezan sus credenciales. La importancia del puerto crece rápidamente y se extiende por el litoral. 


La ciudad es atacada por el cacique de las cercanías: Guaicamacuto, que intenta ejercer su soberanía sobre la tierras "ocupadas" por los blancos. Una y otra vez el cacique ataca La Guaira. 


Guaicamacuto tenía estrechos vínculos con Guaicapuro, caribe como el primero y en los bohíos que estaban en Macuto, se reunieron ambos jefes para planear y organizar la defensa de sus territorios. El congresillo aborígen se completaba con Catia, Paramacay, Terepaima...


Pero no contaremos lo acordado en este congresillo. Otro episodio, donde la malicia y la audacia de Guaicamacuto son las protagonistas.


La Guaira era atacada por bergantines de piratas holandeses. Diego de Osorio abandono la plaza a su suerte, no tuvo el arrojo de afrontar el momento. Se retiró a Caracas con su guarnición, por lo que los corsarios pudieron "trabajar" con absoluta libertad...Templos, comercios, domicilios particulares,...todo fue sistemáticamente saqueado y colocado en la plaza principal para ser embarcado convenientemente.


Cuando los holandeses celebraban su éxito, una lluvia de flechas oscureció el jubilo de su celebración. La sorpresa fue terrible. Todos los caminos estaban tomados por núcleos indios. La guarura de guerra inundaba el ambiente de la plaza. A los piratas solo le quedaba el mar. 


Hacía el mar se fueron los supervivientes poseídos del espanto...Los bergantines levantaron anclas buscando tierras más propicias.


El botín fue abandonado en la plaza...Guaicamacuto, a petición de sus subalternos, regresa los artículos productos del saqueo a sus dueños. 


La historia (o la leyenda) refiere el agradecimiento del Padre Franco a Guaicamacuto, la vuelta de los artículos religiosos a la iglesia de la Trinidad. 


Al conocer el episodio, Osorio regresa a La Guaira, con la intención de pactar con Guaicamacuto. 


-Solo fue el enemigo común- Respondió el jefe a los enviados de Osorio.- Seguimos siendo enemigos.


Guaicamacuto continuó atacando La Guaira, a la que consideraba dentro de su jurisdicción...


Hay pocas referencias de Guaicamacuto en guerra contra los conquistadores. Habitualmente las referencias son de bajo perfil, realizando encomiendas de Guaicapuro para realizar el congreso indio que reunió a la mayoría de los jefes del litoral en el sitio de Macarapana. 


Hay otras referencias sobre incursiones de Guaicamacuto hacía el oriente de Venezuela para robar mujeres, que no son confiables.


Hasta aquí puedo contar


Las imágenes son de la red. 









6 comentarios:

Diana de Méridor dijo...

Y devuelve a sus dueños lo que los holandeses habían robado! Vaya, esto sí que era un hombre honesto, monsieur. Lástima que cada vez queden menos!

Feliz día

Bisous

Katy dijo...

El Caribe, La Guaira, Guacamare, el Río Anare, todos y cada uno de esoe nombres me suenan cercanos y conocidos así como esas ciudades.
En la Guaira pisé por primera vez suelo Venezolano:-)
Bss
Estaré fuera unos días así que no podré pasar por vuestra casa hasta mi vuelta:-)

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Creí que ya había leído algo de este cacique tiempo atrás, y he retrocedido en las entradas hasta que he descubierto que no, que del que se habló fue de otro de nombre muy parecido e igual de atrevido en sus lances. Un saludo marqués.

Gary Rivera dijo...

Que interesante! He imaginado lo leído como escenas de un comic! Que interesante me ha parecido. Pero nadie le habría dicho al pobre que el enemigo de mi enemigo es mi amigo! Tal vez hubiera tenido otro desenlace si alguien le decía eso! jejejeje

Manuel dijo...

Hola Gente:

Gracias por pasar.

Una nota interesante sobre aquellos quienes consideraban que eran sus tierras o sus vidas. Actos como los de Guaicamacuto son encomiables, pero escasos.

Saludos

José Ramón dijo...

Manuel Estupendo el post que nos has dejado saludos desde…
Abstracción textos y Reflexión.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...