Seguidores

Google+ Followers

jueves, 3 de mayo de 2012

SOROCAIMA


La penetración de las "unidades" hispanas y con ella su subsecuente dominación sobre las tribus aborígenes, se había extendido en forma apreciables a finales del siglo XVI. Parecía claramente imposible cómo en el correr de pocos años se hubiesen perdido todo los alrededores de la villa nueva (Caracas), su serranía adyacente y gran parte de la cercana y sinuosa costa caribe. Se encontraba en poder de los encomenderos, todos los muy extensos valles que desde el Avila lograban ensancharse hasta las ferreas montañas que servian de fondo a las tierras de Barlovento. 

De cuando en cuando, algún audaz jefe aborigen con un grupo más o menos unidos realizaba alguna incursion para intentar acabar con la hegemonia del conquistador...

Uno de ellos era Sorocaima el "régulo americano", antiguo subalterno de Guaicaipuro, junto al que obtuvo prestigio y popularidad.

De Sorocaima se sabía poco después de la muerte del gran "Caudillo" de los Teques. Los conquistadores supieron luego como Sorocaima dirigía un compacto y temible grupo con eficiente capacidad para atacar campamentos españoles al menor descuido de estos.

Una de las leyendas que acrecentó su fama, fue aquella de la cual Sorocaima le arrebató a un grupo de aventureros 1000 cabezas de ganado...sin gastar ni una flecha...

Muchas expediciones fracasaron  en encontrar  donde se organiza el grupo del duro guerrero caribe. El peñon de los Teques, las tierras de Salamanca (Valles del Tuy), Barlovento, Petare...Todo y nada escondía al indio y a su grupo...

Un día un aventurero regresaba de Carrizales...y Traía noticias...En las aguas del Río, se entregaban a las delicias del baño, cual bronceadas sirenas un numeroso grupo de indias...anunciaba la proximidad de un campamento...

Posiblemente después del oro, las hembras aborígenes era el más apreciable de los "tesoros". Pronto fueron organizados pequeños "campos volantes" de expedicionarios que se dieron a la tarea de recorrer el río con cautela extrema y comprensible. Luego de unos días, se dió con un "pozo", el cual servía para que bañara medio centenar de indias. Todas las salidas del río fueron tomadas, hasta que poco a poco los hombres se lanzaron sobre las tropicales sirenas, que pretendieron ganar la libertad mediante la huída...Pero todas quedaron prisioneras.

Sorocaima diseño un plan para liberar a las rehenes. Una noche, asaltó el campamento y pudo rescatar un buen número de prisioneras. Pero esta acción descubrió su secreto: Los lugares donde ejercía el enlace con los restos de las tribus, por lo que fueron organizados escuadrones para darle caza...Una serie de encuentros se sucedieron, siempre con resultados favorable a los españoles, por lo que la moral india se resentía. Y este derrumbe empeoró cuando los indios supieron que había caído prisionero el propio Sorocaima...


El cuerpo militr que había hecho prisionero a Sorocaima estaba lejos del cuerpo principal, por lo que los compañeros de Sorocaima intentaron su rescate. En dos días el escuadrón de conquistadores estaba practicamente cercado.


En ese momento, los soldados exigen a Sorocaima que les indiqué que deben dejar el asedio o sino le sería cercenada una mano en el acto. Sorocaima pidió hablar con su gente.


-"Aprieten duro, que el enemigo es escaso. El triunfo es seguro sino les falta valor". Los soldados no daban crédito a las palabras de Sorocaima, que al tiempo de lanzar aquella proclama, extendía su brazo derecho al soldado español. 


Las referencias se vuelven confusas en este punto. En algunos casos ensalzan el valor de Sorocaima al decir que no se inmutó en el momento de que le amputaran la mano derecha. Otras refieren que el grito de dolor aunó el espiritu de los aborígenes que querían rescatar a Sococaima. Las referencias incluso cambian de la mano derecha a la izquierda. En algunos casos solo habla de que "extendió el brazo" sin más.


Lo cierto del caso es que al amputar la mano de Sorocaima (que según las referencia recogió el mismo y la mostró a sus seguidores), los soldados se vieron acorralados por los indios que ferozmente intentaban el rescate. El certero golpe del arcabuz, remato la vida de Sorocaima.

El ejercito indio se dividió entonces. Algunos depusieron las armas. Otros siguieron en la serranía una guerra de guerrillas que fue languideciendo con la colonia...


Hasta aquí puedo contar.

Las imágenes son de la red 



5 comentarios:

Katy dijo...

Nada fácil la vida de estos valientes indios, que han dado su vida por la libertad y por defender lo suyo.
Una valentía difícil de superar.
Bss

La Dame Masquée dijo...

Un auténtico héroe, monsieur, que se arriesgó de ese modo por rescatar a un grupo de mujeres, no siempre tan valoradas. Y ese final tan valiente fue digno colofón a su vida.

Feliz día, monsieur

Bisous

Mari-Pi-R dijo...

Difícil ha sido siempre la vida de los aborígenes, luchas continuas para sobrevivir y guardar sus territorios de derecho.
Un tema interesante.
Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

La historia de todos los pueblos esta plagada de hazañas gallardas como la que nos cuenta. Desconozco casi todo de éstas del otro lado del Atlántico.
Un saludo.

Manuel dijo...

Hola Gente:

Gracias por venir.

Sorocaima es uno de mis favoritos, no solo por este ejercicio de valentía sino por su forma de ejercer el poder.

Fue muy temerario y siempre respeto al enemigo.

Saludos a tod@s

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...